lunes, 30 de junio de 2008

“LA GIOCONDA” UNA OBRA SIN TERMINAR

Escrito por: Chalo Jiménez

“Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes, la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús” Filipenses 1:6


Leonardo da Vinci fue uno de los grandes maestros del renacimiento, famoso como pintor, escultor, arquitecto, ingeniero y científico. Leonardo recibió su primer encargo en 1478, una pintura para la Capilla del Palazzo Vecchio, sede del ayuntamiento florentino, la cual no llegó a ejecutarse. Su primera gran obra “Adoración de los Magos”, la dejó inacabada y su mayor encargo que fue el monumento ecuestre en bronce a tamaño colosal de Francesco Sforza, lo dejó inconcluso.


En1493 Leonardo pinto una “Ultima Cena” bellísima, para los dominicos de Santa Maria de lle Grazie, en Milán, infundiendo a la cabeza de los apóstoles tal majestad y hermosura, que dejó la de Cristo sin terminar, pues sintió que no podía darle la celestial divinidad que esta requería; Francesco del Giocondo le encargo el retrato de su esposa, “La Gioconda” la obra más famosa de Leonardo, sobresale tanto por sus innovaciones técnicas como por el misterio de su legendaria sonrisa dejándola sin terminar después de haber trabajado en ella cuatro largos años, según nos cuenta el pintor y escritor de origen Italiano Giorgio Vasari.


Aunque fue un artista en extremo innovador e influyente Leonardo dejó gran parte de su producción artística incompleta. Leonardo se destacó por encima de sus contemporáneos como científico, basando sus teorías en una precisa observación y documentación, por desgracia nunca concluyó sus planificados tratados sobre diversas materias científicas. Es casi sarcástico que al final de su carrera Leonardo Da Vinci dijera: “La constancia no está en empezar sino en perseverar”


Sin Cristo tu vida es una obra de arte sin terminar, nuestro Señor Jesús debe poner su sello sobre ti, pues Él es tu autor, permítele darte unos retoques de vez en cuando, Él sabe como hacerlo, fuiste su principal obra en el cielo, piensa en sus palabras, una vez terminó de hacerte: “Dios miro todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno” Génesis 1:31. Es sensible saber que Dios ama, custodia, asiste y defiende su obra, jamás ha dejado algo sin terminar.


Sin embargo la constancia, la paciencia y la perseverancia no han sido temas fáciles para el pueblo creyente. La invitación que quiero hacerte hoy es a no dejar a medias tu relación con Dios. No te olvides lo que dice el Proverbio Ruso "Caer está permitido. ¡Levantarse es obligatorio!”


"No son los golpes ni las caídas las que hacen fracasar al hombre; sino su falta de voluntad para levantarse y seguir adelante." Anónimo


"El hombre superior es el que siempre es fiel a la esperanza; no perseverar es de cobardes" Euripides


© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.