viernes, 29 de agosto de 2008

ENTREGALO TODO


Escrito por: Chalo Jiménez

"Tanto lo quería, que hizo un pacto con él: Se quitó el manto que llevaba puesto y se lo dio a David; también le dio su túnica, y aun su espada, su arco y su cinturón." 1 Samuel 18:4

En este relato Bíblico digno de una película, podemos ver una muestra clara del amor que puede llegar a existir entre dos hombres, sin involucrar ningún tipo de perversión sexual, La Biblia dice que "Jonatán entabló con David una amistad entrañable y que llegó a quererlo como a sí mismo", si en la actualidad se conoce una relación como esta, se diría que pertenecen a la comunidad gay del momento. La palabra de Dios es muy clara cuando dice: "hombre y mujer los creó" Génesis 1:27, ni más ni menos.

Lo que si debemos notar en esta historia real es que el amor siempre da. Aquel que se quita el manto, la túnica, la espada el arco y el cinturón es Jonatán su nombre significa "El Señor ha dado", este fue un hombre valiente y lleno de fe, heredero del trono por derecho, le correspondía ya que su padre Saúl en ese momento era el Rey de Israel, sin embargo nunca reclamó, por el contrario aceptó que David fuera el Rey. Jonatán fue un dador, además en la cultura de oriente entregar a otros los propios vestidos corresponde a una acción simbólica que expresa la donación de la propia persona. Ahora es notable ver que David se vio colmado de respeto y honor pero no llegó a ser soberbio. Miremos con detalle lo que el buen amigo Jonatán le dio a David:

  • El Manto: Simlah, manto exterior ancho, era la prenda que se rasgaba en señal de duelo, griego Himation (NT), traduce capa.
  • La Túnica: hebreo kethoneth, griego chiton (NT) prenda interior.
  • La Espada: su arma, generalmente de hierro, protegida por una vaina.
  • El Arco: de madera y bronce, Jonatan fue hábil con esta arma.
  • El Cinturón: una faja de tela o cuero, para ceñirse cuando querían correr, pelear o trabajar.

Literalmente se quitó todo lo que llevaba puesto, pero nada se puede comparar con lo que El Señor Jesús nos dio en la cruz del calvario. Jesucristo se despojo a si mismo Filipenses 2:6,7, para enriquecernos, 2 de Corintios 8:9, y luego se vistió de nuestros harapos, 2 de Corintios 5:21. Jesús entregó:

  • El Manto: cuyo borde tocaban y quedaban sanos según cuenta Mateo 14:36; del cual se despojó para lavarle los pies a sus discípulos en Juan 13:4; y después fue partido en cuatro partes, Juan 19:23.
  • La Túnica: su prenda interior, su todo, no tenía costura, no la dividieron, sus asesinos echaron suertes sobre ella, Juan 19:23,24.
  • La Espada: El Señor nos dejó La Palabra penetrante de Dios, efesios 6:17.
  • EL Arco: del pacto, el Arco iris es la recordación de que nunca mas el hombre será destruido.
  • El Cinturón: la verdad, "ceñidos con el cinturón de la verdad", efesios 6:14.


Ahora imagina al buen amigo Jesús, despojándose de todo en la cruz del calvario, su manto, su túnica, aun su propia sangre, para que tú y yo fuéramos salvos, el ya pagó el precio, el ya se dio a si mismo para que tuviéramos vida y vida en abundancia, Juan 10:10.

Entonces por qué hoy no entregamos el manto de egoísmo, la túnica del orgullo, la espada de las palabras violentas, de envidia, o mejor nos apretamos el cinturón, para correr de la tentación, pelear por nuestras convicciones y trabajar para el Señor, manifestemos así el amor de Cristo a otros, dejemos de pensar en nosotros mismos, y tengamos compasión de los que nos rodean. Dar es la máxima expresión del amor.

"porque ni aun el Hijo del hombre vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos" Marcos 10:45.


© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.