jueves, 9 de octubre de 2008

LA OVEJA SIN PASTOR

Escrito por: Luz Miriam Scarpeta


“El Señor me dirigió la palabra: «Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: "¡Ay de ustedes, pastores de Israel, que tan sólo se cuidan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben cuidar al rebaño? Ustedes se beben la leche, se visten con la lana, y matan las ovejas más gordas, pero no cuidan del rebaño. No fortalecen a la oveja débil, no cuidan de la enferma, ni curan a la herida; no van por la descarriada ni buscan a la perdida. Al contrario, tratan al rebaño con crueldad y violencia. Por eso las ovejas se han dispersado: ¡por falta de pastor! Por eso están a la merced de las fieras salvajes. Mis ovejas andan descarriadas por montes y colinas, dispersas por toda la tierra, sin que nadie se preocupe por buscarlas.” Ezequiel 34: 1-6


Esta sentencia fue dada por Dios en el año 570 a.C. es decir hace más de 2500 años. Parece que se hubiese detenido el tiempo. El problema aun esta vigente, el pueblo de Dios es como ovejas sin pastor, dados como presa a sus enemigos. Las reprensiones de La Palabra de Dios son dadas a los hombres que son negligentes en su deber y abusan de la confianza depositada en ellos. Ningún rango ni oficio puede ser eximido.


A todos nos ha sido asignado un rebaño para cuidar. A los padres, a los dirigentes, a los esposos, a los maestros, a los pastores, todos tenemos una responsabilidad. De acuerdo con La Palabra de Dios debemos tener cuidado con las ovejas del Señor, en especial con las que se hallan en serios problemas. Tratar a nuestro rebaño en cualquier estadio con brutalidad e intimidación hará que nuestras ovejas se desperdiguen y se descaminen quedando así a la merced de lobos feroces que se encuentran a la espera, para robárselas, matarlas y destruirlas. Las ovejas necesitan cuidado no solo son productoras de leche y lana, no son elementos puestos ahí por azar del destino para nuestro propio beneficio, eso es manipulación. Por el contrario son parte de un plan, de una misión.


El Señor Dios es misericordioso con el rebaño esparcido. Sin duda, en primer lugar, hace referencia a la restauración de los judíos, pero también representa el tierno cuidado que hace el buen Pastor por las almas de su pueblo.


Todos tenemos épocas de tinieblas e ignorancia y el Padre nos lleva a su redil. Llega a socorrernos en tiempos de persecución y tentación. Nos guía por los caminos de justicia y hace que reposemos en su amor y fidelidad. El orgulloso y autosuficiente es enemigo del evangelio verdadero y de los creyentes; de ellos debemos resguardarnos. Él Todopoderoso tiene reposo para los santos atribulados, y terror para los pecadores presuntuosos.


En el rebaño del Señor hay ovejas muy diferentes; pero Él sabe distinguir entre ellas. Los buenos pastos y las aguas profundas representan la palabra pura de Dios.


CARACTERISTICAS DE ALGUNAS OVEJAS

EL VERDADERO PASTOR DEBE

DEBILES

FORTALECER

ENFERMAS

CUIDAR

HERIDAS

CURAR

DESCARRIADAS

IR

PERDIDAS.

BUSCAR


En el caso concreto de la iglesia y a mi manera de ver, el rebaño que el Señor quiere que cuide el Pastor de una congregación, está conformado por:

· La oveja débil: la que apenas llega a la iglesia y es débil en su fe necesita fortaleza.

· La oveja enferma: la que está luchando con el pecado necesita cuidado.

· La oveja herida: la que por alguna razón fue lesionada debe ser curada.

· La oveja descarriada: la que ya conoció y recibió al Señor y está dando tumbos fuera del camino, hay que ir y traerla.

· La oveja perdida: la que aun no conoce del Señor y necesita evangelización hay que ir a buscarla.

Cristo bajó como buen Pastor y la Iglesia debe ser una bendición para todos los que la rodean. Jesucristo es el Árbol de la vida, que da todos los frutos de salvación, produce alimento espiritual para las almas de su pueblo. Nuestro deseo y oración constantes deben ser que haya lluvias de bendición en todo lugar donde se predique la verdad de Cristo; y que todos los que profesen el evangelio sean llenos con frutos de justicia.


“»"Por tanto, pastores, escuchen bien la palabra del Señor: Tan cierto como que yo vivo —afirma el Señor omnipotente—, que por falta de pastor mis ovejas han sido objeto del pillaje y han estado a merced de las fieras salvajes. Mis pastores no se ocupan de mis ovejas; cuidan de sí mismos pero no de mis ovejas. Por tanto, pastores, escuchen la palabra del Señor. Así dice el Señor omnipotente: Yo estoy en contra de mis pastores. Les pediré cuentas de mi rebaño; les quitaré la responsabilidad de apacentar a mis ovejas, y no se apacentarán más a sí mismos. Arrebataré de sus fauces a mis ovejas, para que nos les sirvan de alimento.” Ezequiel 34: 7-10


“Tengan cuidado de sí mismos y de todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha puesto como obispos para pastorear la iglesia de Dios, que él adquirió con su propia sangre.” Hechos 20:28


© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

Imprimir

No hay comentarios: