lunes, 30 de junio de 2008

“LA GIOCONDA” UNA OBRA SIN TERMINAR

Escrito por: Chalo Jiménez

“Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes, la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús” Filipenses 1:6


Leonardo da Vinci fue uno de los grandes maestros del renacimiento, famoso como pintor, escultor, arquitecto, ingeniero y científico. Leonardo recibió su primer encargo en 1478, una pintura para la Capilla del Palazzo Vecchio, sede del ayuntamiento florentino, la cual no llegó a ejecutarse. Su primera gran obra “Adoración de los Magos”, la dejó inacabada y su mayor encargo que fue el monumento ecuestre en bronce a tamaño colosal de Francesco Sforza, lo dejó inconcluso.


En1493 Leonardo pinto una “Ultima Cena” bellísima, para los dominicos de Santa Maria de lle Grazie, en Milán, infundiendo a la cabeza de los apóstoles tal majestad y hermosura, que dejó la de Cristo sin terminar, pues sintió que no podía darle la celestial divinidad que esta requería; Francesco del Giocondo le encargo el retrato de su esposa, “La Gioconda” la obra más famosa de Leonardo, sobresale tanto por sus innovaciones técnicas como por el misterio de su legendaria sonrisa dejándola sin terminar después de haber trabajado en ella cuatro largos años, según nos cuenta el pintor y escritor de origen Italiano Giorgio Vasari.


Aunque fue un artista en extremo innovador e influyente Leonardo dejó gran parte de su producción artística incompleta. Leonardo se destacó por encima de sus contemporáneos como científico, basando sus teorías en una precisa observación y documentación, por desgracia nunca concluyó sus planificados tratados sobre diversas materias científicas. Es casi sarcástico que al final de su carrera Leonardo Da Vinci dijera: “La constancia no está en empezar sino en perseverar”


Sin Cristo tu vida es una obra de arte sin terminar, nuestro Señor Jesús debe poner su sello sobre ti, pues Él es tu autor, permítele darte unos retoques de vez en cuando, Él sabe como hacerlo, fuiste su principal obra en el cielo, piensa en sus palabras, una vez terminó de hacerte: “Dios miro todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno” Génesis 1:31. Es sensible saber que Dios ama, custodia, asiste y defiende su obra, jamás ha dejado algo sin terminar.


Sin embargo la constancia, la paciencia y la perseverancia no han sido temas fáciles para el pueblo creyente. La invitación que quiero hacerte hoy es a no dejar a medias tu relación con Dios. No te olvides lo que dice el Proverbio Ruso "Caer está permitido. ¡Levantarse es obligatorio!”


"No son los golpes ni las caídas las que hacen fracasar al hombre; sino su falta de voluntad para levantarse y seguir adelante." Anónimo


"El hombre superior es el que siempre es fiel a la esperanza; no perseverar es de cobardes" Euripides


© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

jueves, 26 de junio de 2008

EL VALLE DE LA DRANG

Escrito por: Chalo Jiménez


"Nos acercamos al Valle de la Sombra de la Muerte, donde velarás por el hombre que esté a tu lado, igual que él velará por ti, y no nos importará de qué color sea su piel, ni cómo llame a su Dios. El enemigo contra el que vamos a luchar es muy duro y decidido. No les puedo prometer devolverlos a todos vivos a casa. Pero una cosa les juro: cuando entremos en combate yo seré el primero en entrar en batalla y el último en retirarme. Y no abandonaré a nadie, ni vivo ni muerto. Nos iremos a casa todos juntos".

Hal Moore


Así habló ante los soldados y sus familias el teniente coronel Hal Moore en la víspera de su entrada en combate. Ante sus ojos veía hombres inexpertos, que no conocían la guerra y hombres superiores con cicatrices y galardones de combate. Entre ellos, escuchándolo, se encontraba Julie, su esposa, quien le había visto levantado a altas horas de la noche, estudiando libros de historia sobre masacres diversas, planeando una estrategia más segura para sus hombres.


El domingo 14 de noviembre de 1965, a las 10.48 de la mañana, el teniente coronel Hal Moore, comandante del 1er Batallón del séptimo de Caballería y sus cuatrocientos jóvenes soldados tomaron tierra en la Zona de Aterrizaje conocida como Rayos-X, en El Valle de La Drang, una región de Vietnam conocida como El Valle de La Muerte. Cuando el coronel Moore junto a sus hombres pisaron el campo de batalla se vieron rodeados por más de dos mil soldados vietnamitas. La batalla que tuvo lugar a continuación fue una de las más feroces de la historia de EE.UU., y el primer choque importante entre los soldados de Vietnam del Norte y las fuerzas estadounidenses. Estos heroicos hombres mantuvieron su posición durante el mes más largo de sus vidas.


Mel Gibson, el protagonista de "Cuando éramos soldados" la película que describe de forma espléndida estos hechos, dice: "La idea de un soldado profundamente religioso es Bíblica. No hay más que fijarse en Josué y los grandes guerreros, eran hombres de Dios. El General Moore es un hombre de gran fe que cree ciegamente en la existencia de un Ser Supremo y este es el único modo de sobrevivir en una guerra." Esta película habla más de los soldados que de la guerra misma.


No se dirige a una tropa desde una fría oficina ambientada por aire acondicionado, luz tenue y música de fondo, ni desde un escritorio sin vida se pueden tomar decisiones. No se brindan estrategias trazando cronogramas en una pizarra, es categórico ir al campo con la tropa y traerlos de regreso a casa.


No ir con ellos y por ellos, significa enviarlos a una inmolación, sin estrategia, sin demostraciones, con armaduras viejas y sin un método alterno.


El ejército de Dios tiene un Comandante que no los abandonará y los traerá de vuelta, este escuadrón traerá glorias a la bandera. Incluso, más allá de los resultados, porque las verdaderas batallas no se calculan por las posesiones tomadas, o las bajas enemigas, sino por el arrojo de sus soldados.


"Pero ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob, el que te formó, Israel: «No temas, que yo te he redimido; te he llamado por tu nombre; tú eres mío. Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas".

Isaías 43: 1,2


Efectivamente nuestra misión en esta tierra ya está determinada: “…vayan y hagan discípulos de todas las naciones...Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.”

Mateo 28: 19, 20


© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

lunes, 23 de junio de 2008

KAMIKAZE “EL VIENTO DIVINO”

Escrito por: Chalo Jiménez


Génesis 2:7 “Y Dios el Señor formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz hálito de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente.”

El término Kamikaze fue aplicado en un comienzo por los japoneses en agradecimiento a un tifón que destruyó una flota invasora mongol en el siglo XIII. La palabra Kamikaze (, Kamikazekami: dios, kaze: viento) traduce "VIENTO DIVINO". El nombre resurgió en 1945 para designar a los pilotos que dirigían sus aviones, cargados con explosivos, directamente contra los navíos de guerra de los Estados Unidos durante La II Guerra Mundial. Bajo el mando del Emperador Hiro Hito, los pilotos kamikaze hundieron unos 40 barcos y dañaron 288, en total se llevaron a cabo más de dos mil vuelos kamikaze.

Rikihei Inoguchi, capitán de navío japonés dijo: “Para nosotros ya estaba completamente claro que nuestro país tendría que afrontar una gravísima crisis, a menos que de una manera u otra lográramos hacer intervenir elementos que fueran capaces por sí solos de cambiar radicalmente la situación.” La idea de utilizar a los pilotos como bombas humanas nació en octubre de 1944, con el almirante Takijiro Onishi, ante la evidente inseguridad de los nipones contra la superioridad tecnológica de Occidente

Los kamikazes se presentaban como voluntarios, ya que era una manera más que honorable de morir. Este tipo de mentalidad estaba muy arraigada en el pensamiento y la moral de los japoneses, puesto que el sentido del honor y la obediencia formaban parte del concepto del deber. Este principio del pensamiento japonés quedo como herencia de las ideas morales predominantes en el Japón durante la Edad Media y que son recogidas en el código de conducta de los guerreros samurai:”El Bushido", espiritualismo propio del budismo.

No sé si la acción kamikaze debe ser catalogada como coraje o como sandez. El caso es que un soldado japonés estaba dispuesto a dar su vida por la causa.

¿Cuantos quisieran presentarse como voluntarios a la causa de Cristo?, ¿Cuantos de nosotros creemos que morir por la causa de Cristo es una causa más que honorable?, ¿Será que el sentido del honor y la obediencia hacen parte del cristiano de hoy? ¿Cuántos de nosotros creemos que a menos que Dios intervenga, cambiará radicalmente la situación? ¡Que tremenda confrontación nos dejan los orientales!


Los seguidores de Cristo tenemos al verdadero Viento Divino, que nos salva de las invasiones infernales. Es una salvación que lo único que exige es obediencia total a sus preceptos Bíblicos.


“Samuel respondió: ¿Qué le agrada más al Señor: que se le ofrezcan holocaustos y sacrificios, o que se obedezca lo que él dice? El obedecer vale más que el sacrificio” 1 Samuel 15:22


© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

jueves, 19 de junio de 2008

EL HOMBRE QUE ELEVO AL HOMBRE AL CIELO

Escrito por: Chalo Jiménez

“No me digan ustedes que el hombre no pertenece al espacio exterior. El hombre pertenece a cualquier lugar a donde desee ir; y allá adonde vaya hará una buena labor”. Wernher Von Braun.


Wernher Von Braun (1912–1977), fue un reconocido Ingeniero aeroespacial de origen alemán, hijo de nobles alemanes, a la temprana edad de 18 años se graduó en ingeniería mecánica en el Instituto Politécnico de Berlín, dos años más tarde, obtuvo su Doctorado en Física por la Universidad de Berlín, a sus 22 años consiguió un doctorado en ingeniería aeroespacial, al cumplir 25 años comenzó a experimentar con cohetes y hasta 1945 fue el director del Centro de Investigación de cohetes alemán en Peenemünde, junto al mar Báltico.


Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, los altos mandos alemanes le encargaron el diseño de un cohete con el fin de atacar territorio enemigo. Lo que se construyó fue el famoso cohete con combustible líquido de gran alcance V-2, utilizado por el cruel führer Adolf Hitler para bombardear Inglaterra en el otoño de 1944, donde murieron más de diez mil personas. Los V2 constituían un factor de terror más allá de sus capacidades reales de destrucción, ya que el sistema guía de estos mísiles era imperfecto y, por lo tanto, muchos no lograron llegar a su objetivo. Para el fin de la guerra se habían disparado 1.155 misiles V-2 contra Londres (Inglaterra), así como otros 1.625 misiles contra Amberes (Bélgica) y otros objetivos continentales.


A finales de 1945 Von Braun pudo contactar con los aliados y preparó la rendición ante las fuerzas estadounidenses, quienes desarrollaban la operación Paperclip para capturar a científicos alemanes y ponerlos al servicio del bando aliado. Von Braun se entregó junto a otros 500 científicos de su equipo, sus diseños y varios vehículos de prueba.


Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, tras el triunfo de las fuerzas aliadas, Wernher Von Braun y su equipo fueron instados a cooperar con la fuerza aérea estadounidense, a cambio, se les eximiría de culpa por su pasado nazi. Wernher Von Braun llegó a Norteamérica como consejero técnico del programa de cohetes en Nuevo México, al cumplir los 43 años de edad se hizo ciudadano estadounidense. En 1960, su centro para el desarrollo de cohetes fue transferido del ejército a La NASA y allí se le encomendó la construcción de los gigantescos cohetes Saturno, siendo el más grande de ellos el que puso al hombre en la Luna.


Von Braun se convirtió en el director del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA y el principal diseñador del Saturno V, que durante los años de 1969 y 1972 llevarían a los estadounidenses a la Luna.


Fueron dos las misiones encomendadas al inteligente Von Broun, la primera una misión con un objetivo de muerte por parte del despiadado ejercito alemán, con el fin de provocar la mayor devastación posible, así como minar la moral del enemigo. La segunda una misión esperanzadora por parte del ambicioso ejercito Norteamericano, explorar el espacio exterior lo que a la postre sería una gran contribución al progreso de la humanidad. La hazaña de colocar a un hombre en la Luna apagó a aquellos que aún atacaban a Von Braun por haber usado obreros esclavos durante el periodo nazi.


Es necesario entender que cualquier decisión que tomemos en este peregrinar por la tierra traerá consecuencias no solo sobre nuestras vidas. Una de las grandes hazañas del hombre en esta tierra ha de ser la de descubrir su misión. ¿Y tú? ¿Qué misión estás aceptando hoy? ¿A dónde te llevará? Es una misión de destrucción o una misión de levantar, de construir. ¿Para quien estas trabajando hoy? Es una elección, el camino está delante de ti, toma en cuenta que Dios te ha dado libertad para elegir, pero también ten en cuenta que será tu responsabilidad.


El cohete diseñado por Wernher Von Broun fue diseñado para llevar al hombre al espacio, El Señor Jesús y la cruz del calvario tiene como única misión llevar al hombre al cielo.


Wernher Von Braun en una charla sobre el espacio dijo: “Se me hace tan difícil comprender al científico que no reconoce la presencia de una racionalidad superior detrás de la existencia del universo, como comprender al teólogo que quisiera negar los adelantos de la ciencia.”


Deuteronomio 30:19 (NVI) “Hoy pongo al cielo y a la tierra por testigos contra ti, de que te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Elige, pues, la vida, para que vivan tú y tus descendientes.”


© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

lunes, 16 de junio de 2008

LA ROSA SIN ESPINAS


Escrito por: Chalo Jiménez

1 Juan 1:9 "Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad."

"La rosa sin espinas" así se conoció a Catalina Howard, nacida alrededor del año 1522. En su familia fue la segunda de cinco hijas y prima de Ana Bolena la segunda esposa del rey de Inglaterra Enrique VIII.

Ana Bolena le consiguió un empleo a su prima Catalina en el gobierno, trabajando en Calais para el rey de Inglaterra. Catalina fue enviada a vivir con su abuela quien administraba una casa de huéspedes y recibía a numerosos visitantes. Su abuela permanecía en la corte, así que Catalina pronto se vio envuelta en los gatuperios amorosos existentes en la mansión.

Con tan sólo doce años de edad, inició un romance con su profesor de música Henry Mannox, relación que se rompió cuando Catalina se enamoró de un joven secretario llamado Francis Dereham y se convirtieron en amantes, cuestión que pasó a ser del conocimiento de los huéspedes de la casa.

A finales de 1539, Catalina consiguió el empleo de dama de compañía de la cuarta esposa de Enrique VIII, la reina Ana de Cleves. Catalina con su atractiva adolescencia atrajo la atención del rey quien tenía casi 50 años. Enrique anuló su cuarto matrimonio con Ana de Cleves a mediados de 1540 y se casó con Catalina - que había sido su amante durante dos meses -. Fue su quinta esposa. Enrique llenó a su joven reina de joyas y otros regalos extremadamente caros. El rey ignoraba el oscuro pasado de Catalina a la que consideraba una dama tierna y virtuosa.

A pesar de las riquezas a Catalina no le satisfacía su matrimonio, le desagradaba el cuerpo de su esposo y buscaba pasatiempos amorosos en cualquier lugar. Comenzó un galanteo con un apuesto pariente lejano de nombre Thomas Culpeper. Mientras su relación avanzaba, viejos huéspedes de la casa de su abuela entre ellos sus antiguos amantes Mannox y Dereham se acercaron a Catalina. Para conseguir su silencio los contrató.

Para el año siguiente los rumores sobre la mala conducta de la reina aumentaron. Uno de sus antiguos acompañantes reveló la relación que la reina había mantenido con Francis Dereham. En un principio, el monarca Inglés no quiso creerlo hasta que las evidencias fueron demasiado claras para negar el hecho.

Catalina fue puesta bajo guardia escoltada de una de sus damas de compañía. Fue indagada por los consejeros del rey en nutridas ocasiones. Se habló de divorciase y expatriar a Catalina hasta que se descubrió una carta de amor que había escrito al apuesto Culpeper. Por orden del rey, los soldados de su guardia acudieron a arrestarla, al verlos, Catalina se echó a correr en busca de su esposo para rogarle por su vida, los guardias la capturaron y los testigos del arresto afirman que sus alaridos eran espeluznantes.

Se le acusó de adulterio, que en el caso de la reina significaba traición, porque ponía en peligro la sucesión. La reina fue enclaustrada en la abadía de Middlesex, se dice que intentó escapar, pero su distinguida forma de caminar la denunció, allí mismo la capturaron y la retornaron a su encierro. Thomas Culpeper y Francis Dereham fueron ejecutados.

No hubo compasión para ella, la llevaron a la Torre de Londres, para ser allí ejecutada cuando tenía apenas veinte años. La noche antes de su ejecución, Catalina pasó horas practicando como poner su cabeza sobre el cadalso. Fue ejecutada el 13 de febrero, llegando al patíbulo con decoro aunque se la veía exangüe y espantada. Antes de morir, pidió perdón a su familia y suplicó por la salvación de su alma. Su muerte fue rápida y fue sepultada en la capilla de San Pedro-ad-Vincula, junto a su prima Ana Bolena.

¡Que historia más asombrosa!, dominada por la mentira, la lujuria, las bajas pasiones y el desenfreno, aqui vemos de cerca la fornicación, el adulterio y el asesinato, todos ellos repugnantes a los ojos de Dios. Una de las lecciones que debemos aprender de esta descomunal historia, es que no es necesario esperar a ser descubierto para pedir perdón, hoy mismo lo podemos hacer, antes de que las consecuencias sean incontenibles. Sin duda, Dios es el Rey y nuestra infidelidad ofensiva a Él. La buena noticia es: su infinita misericordia.

La Biblia dice en la carta que el apóstol Pablo escribió a los cristianos Romanos que "Los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa fijan la mente en los deseos de tal naturaleza; en cambio, los que viven conforme al Espíritu fijan la mente en los deseos del Espíritu. La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios."

© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

miércoles, 11 de junio de 2008

¡RETROCEDER NUNCA! ¿RENDIRSE JAMAS?

Escrito por: Chalo Jiménez

"El hombre sólo es grande, cuando está de rodillas" Albert Einstein

"Porque el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido" Mateo 23:12 (NVI)

En el desarrollo de la segunda guerra mundial el día 2 de agosto de 1945 los altos mandos militares de las fuerzas aliadas reunidos en La Conferencia de Potsdam concluyeron con una declaración en la que le exigían a Japón la rendición incondicional de sus tropas. Japón ignoró la resolución y no se dio por enterado del ultimátum, e invocando el espíritu guerrero de sus hombres, se negaron, porque para ellos rendirse era un acto de extrema humillación, más aun cuando consideraban a su emperador Hiro Hito una divinidad.

Los Estados Unidos habían concluido con éxito la fabricación de la bomba atómica y plantearon la posibilidad de usarla contra su enemigo para conseguir su rendición. En efecto la primera bomba fue lanzada sobre la ciudad Japonesa de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, la gran explosión arrasó diez kilómetros cuadrados de la ciudad destruyéndola casi en su totalidad y acabando con la vida de más de 120.000 personas y dejando otros 70.000 heridos. La obstinación de los altos mandos oficiales asiáticos los llevo a ocultar el bombardeo a sus ciudadanos. Tres días después de la devastación de Hiroshima el 9 de agosto, un avión de La Fuerza Aérea norteamericana fue enviado con una segunda bomba, esta vez para lanzarla sobre la ciudad de Nagasaki, la tercera parte de la ciudad quedó destruida, el número de víctimas causadas directamente por la explosión se estima en 70.000 mortales y 30.000 heridos. A estas víctimas hay que sumar las causadas por los efectos de la radiación nuclear. En total, de una población de 645.000 habitantes, el número de víctimas pudo sobrepasar las 500.000, de ellas 200.000 mortales.

5 días después del bombardeo, el 14 de agosto de 1945 el vencido emperador Hiro Hito en persona transmitió la rendición incondicional de su nación a los aliados, al día siguiente el pueblo de Japón oyó por primera vez la voz de su emperador y fue para anunciar la capitulación. La firma oficial se realizó en la bahía de Tokio en la cubierta del acorazado Missouri en septiembre de 1945, fecha que marcó a la postre el fin de la nefasta segunda guerra mundial. En enero de 1946 Hiro Hito negó públicamente su divinidad.

No podemos pretender ser dioses, esto traerá funestas consecuencias sobre nuestras vidas y sobre la vida de la gente que amamos. No hay nada más maravilloso que saber que tenemos Dueño, que debemos rendir cuentas de nuestros actos, tener conciencia de ello hará que nuestra vida tome un rumbo diferente. Está de moda en estos tiempos pretender ser dioses: que todo lo controlan y que todo lo resuelven, no hay una teoría mas ficticia que esa. Rendirse a Dios es la demostración más grande de humildad, la sumisión es un acto de fe y ser consecuente con esa realidad hará de tu vida algo nuevo hoy. Vale la pena rendirse cuando el conquistador es Cristo.

"¡Cuidado! No se dejen seducir. No se descarríen ni adoren a otros dioses, ni se inclinen ante ellos…" Deuteronomio 11:16 (NVI)

© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

domingo, 8 de junio de 2008

EL HIPOCRITA

Escrito por: Álvaro Bejarano M.

Mi amigo, el de Blazer azul eternamente cruzado para que crean sus contertulios que vive a la moda aunque sea a crédito, dizque para poder desnudarse al contado vive una vida ficticia, acomodada y falsa, más falsa que mi aspecto externo.

Con esa pinta fiada y en su condición de pirata social aparece en toda clase de reuniones o certámenes sociales en donde pontifica sobre todo lo divino o humano creyendo que desconcierta a su ocasional auditorio. Hay momentos en que su conversación se convierte en "una casa de citas" pues cada cinco minutos recurre a un pensamiento o a un lugar común de los que suelen trillar y agotar en las tertulias; esa especie de nobles arruinados que suelen aparecer en todos los convites sean ellos del orden que sean.

En lo que no fallan nunca es en manifestar el alto grado de hipocresía que singulariza su anodina existencia. Comienza por simular un estatus que no le viene y cuando abre la compuerta de sus orígenes resulta emparentado con un buen número de los héroes de nuestra precaria historia patria pero para compensar su avilantez refugia su hipocresía diciéndose descendiente de alguna de esas familias que tuvieron en épocas menos volcánicas que la actual mujeres de posturas y comportamientos bíblicos que como es natural riñen con "las prepago" de hoy de las cuales ha tenido que llevar obligadamente no pocas a su lecho de don Juan ostentoso y pertinaz.

Cuando en su obligada charla se ha avanzado nuestro hombre -El hipócrita- abre la compuerta de su desvergüenza al percatarse que en el improvisado corrillo hay un lejano pariente del jefe público del momento y entonces se deshace en elogios porque le tiene el ojo puesto en alguna posición burocrática a la que aspira acceder porque "ayudó como nadie en su campaña". En la campaña que lo eligió representante para que trabajara con su amor por el terruño como sólo él lo sabe hacer.

El hipócrita es ese extraño ejemplar humano que se convierte en pilar de antesala de cuanta reunión se hace; sea o no tolerado porque jamás se le corre la invitación de rigor.

En donde casi nunca falta el hipócrita es en las reuniones que tengan un perfil de sabios, economistas o financieros. Allí posa de hombre de negocios cuando tiene más plata un preso bañándose que él pero aprovecha para elogiar o despotricar de algún ausente según el transitorio auditorio.

Se podría consignar la variada referencia de este singular ejemplo humano pero nos haríamos interminables y mejor consignar una reciente experiencia: por gentil invitación llegué en días pasados a un exclusivo lugar de encuentros sociales y allí estaba revoloteando el hipócrita de siempre quien al verme y conociendo desde siempre mi estado económico y social me saludó lánguidamente diciéndome: “¿que milagro verte?” le respondí secamente: Milagro verte yo a ti porque cuando yo llegué a esta ciudad la sociedad era limitada pero ahora con tu presencia en este club que se volvió anónima.

Vaya y verá al hipócrita con toda su hipocresía de siempre.


© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

jueves, 5 de junio de 2008

A UN AMIGO OCUPADO


Escrito por: Mario Fernando Prado “SIRIRI”


Estimado “No tengo tiempo”:

He decidido escribirte una carta pública que aunque no leerás – con que tiempo - servirá para repasar y meditar en torno a vidas como la tuya que admiro, pero no envidio.

Quiero decirte que los amigos que tenías y los pocos que te quedamos nos aburrimos de llamarte y esperarte. Tu falta de tiempo te tornó incumplido y “saca-cuerpo”. Tu incapacidad para el ocio, la intrascendencia y la francachela es inversamente proporcional a tu ambición afanosa de hacer más y más cosas…

Recuerdo cuando vivías la vida a borbotones. Destilabas afecto y liderazgo. Jugabas balero, dominó y parqués. Eras campeón de trompo y crack rayuela. Tenías los bolsillos llenos de bolas de cristal. Desafiabas al mundo con tu mochila de ilusiones, silbabas al ritmo de tu bicicleta. Te llamabas alegría.

Ya después, cuando fue apareciendo la madurez, un ceño de seriedad inundo tu cara. Desaparecieron las cometas, las macetas y las crispetas, pero mantuviste ese temple de cazador de estrellas y pescador de amaneceres. Tenías una siembra de nubes en cada cielo y muchas frentes con las que le ganaste apuestas al amor. Te llamabas libertad.

Vinieron luego lo hijos, el hogar, la templanza y el sentar cabeza, mas conservaste esa esencia que tanto te sirvió para desafiar tempestades bajo la calidez de tu corazón batiente y valiente. Arrullabas tus suelos con las expectativas del horizonte. Te llamabas esperanza.

Ya cuarentón, te picaron los demonios del medio día, y uno de ellos, el mas peligroso, el del “cuarto de hora”, llamado también el de “ahora o nunca” apareció con el fantasma de la ambición, disfrazado de desafíos. Y las metas comenzaron a competir con ese enemigo del cual eres su victima: el tiempo. Y te llamas ahora desespero.

Te tornaste un ladrón de ti mismo. Te robaste y estás sepultando todas esas cosas sencillas que te hicieron posible. Te vendiste a tus propios objetivos. Le apostaste al tiempo. Hipotecaste tu descanso. Te sobregiraste en tu futuro. Y por eso te llamas cansancio.

Cambiaste la poesía por los balances; los días por las noches; el caminar por el camellar; el cantar por el gritar; los sueños por las pesadillas. No dices sino que ordenas, se te habla y no escuchas; se te dice y no oyes. Se te olvidaron las letras de los boleros con que conquistaste a tu mujer amada.

Y hoy, cuando estás haciendo, y contra tu voluntad, un alto en el camino, ojalá no sea tarde para recuperar los arco iris que dejaste ir, los paisajes que dejaste pasar, los mares que no pudiste admirar y los amigos que todavía tienen tiempo para ti.

martes, 3 de junio de 2008

LA SANIDAD DEL CORAZON


Escrito por: Luz Miriam Scarpeta

Vencer y perdonar, es vencer dos veces.
Pedro Calderón de la Barca

Como seres humanos estamos expuestos a ser heridos por los demás o por las circunstancias de la vida, por tal razón, es importante que aprendamos a experimentar el perdón como un principio y no como un sentimiento. No es sensato pensar en que perdonaremos en el momento en el que sintamos el deseo de hacerlo, porque en realidad, guiados por los sentimientos, tal vez nunca lo hagamos. Más aún, cuando hemos creído que perdonar implica olvidar, lo cual no es posible, el evento que nos ha hecho daño queda grabado en nuestras mentes y ha herido nuestro corazón. La falta de perdón, hace que esa herida se convierta en una raíz de amargura. Perdonar significa tener la capacidad de recordar lo sucedido y no experimentar ninguna alteración negativa en nuestras emociones. Cuando realmente hemos perdonado, podemos tener una visión correcta de las cosas, en cambio, mientras exista esa raíz de amargura, tendremos una visión distorsionada de cada situación que se presenta en la vida. Necesitamos buscar la restauración y sanidad de nuestro corazón para llevar una vida equilibrada.

Por tal razón, debemos aprender a sacar la basura de nuestro corazón, así como sacamos la de nuestras casas y cuando no lo hacemos, es natural que comience a podrirse, a generar malos olores, mosquitos y contaminación del ambiente. Una señal clara de falta de perdón es cuando no contestamos sino que reaccionamos. De allí que muchas veces nos encontremos con personas a las que se les menciona un tema y se ponen furiosas, cuando en nuestro corazón no había ninguna intención de ofenderles, esa es una reacción que indica que hay un corazón resentido que necesita perdonar. El perdón libera y trae sanidad al corazón. A veces somos tan ignorantes con este tema, que pensamos que el perdonar es hacerle un favor a la persona que nos hirió, nada más lejos de la realidad, quien más se beneficia en un proceso de perdón, es quien decide perdonar. Dios nos enseña el principio del perdón cuando nos dice que por amor a sí mismo, perdona nuestros pecados y no se acuerda de nuestras transgresiones. Recordemos también que cuando Jesús estaba en la cruz muriendo por nuestros pecados, exclamó: "Padre, perdónales porque no saben lo que hacen". Esa es la visión correcta del perdón, pensar que quien nos hiere, lo hace más por ignorancia que por maldad y evitar lanzar juicios que a lo único que conducen es a resentir nuestro corazón. Empecemos entonces por derribar la barrera del orgullo, pedir perdón a quiénes hayamos herido y reconocer que a lo largo de nuestra vida también hemos sido muy heridos y tenemos una necesidad urgente de perdonar, renunciando al deseo de venganza, seguros de que en los cielos tenemos un Dios justo que se encargará del asunto.

© Chalo Jiménez, Mayo de 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.