martes, 30 de marzo de 2010

Carne vs Espíritu II





Escrito por: Jorge Hevia

Nicodemo fue a Jesús de noche...:

Este juez de la Ley judía se acercó a Jesús de noche para preguntarle sus inquietudes y cómo podía hacer para salir del problema existencial en el que se encontraba metido. El Maestro le dijo que si no había cambio radical de naturaleza en él, no podría entrar en el Reino de Dios. A eso se lo llama nacer en el lugar correcto. En mi caso, soy chileno porque nací en Chile. La persona que nació en Cuba no es chilena. Es más negrito que usted y hablará más o menos así: “¡Que tú sabes chico!” Esa persona es diferente porque nació en otro lado. El problema es en qué sitio ha nacido usted. La Palabra declara que aquello que es nacido de la carne, es carne. Pero aquello que es nacido del Espíritu, es espíritu. Esta es la clave. Esto no puede lograrlo por medio de una religión en la cual usted practica una serie de ritos para ganarse los méritos o el favor de Dios sobre su vida. Usted puede entrar en el Templo, eso es muy sencillo. Sólo tiene que preguntar por la dirección, seguir las instrucciones hasta llegar a la puerta y entrar allí. Pero para entrar en el Reino, usted necesita nacer de nuevo. Su vida tiene que experimentar un cambio radical. Por eso debe cambiar definitivamente de naturaleza. Esto es muy serio, la palabra nacer es muy fuerte. La razón por la cual usted está en este planeta, es porque ha nacido en él. Yo no se mucho de su vida, pero sí estoy seguro de algo: “Un día su papá y su mamá hicieron el amor y a los nueve meses nació usted”. Nadie llegó a este planeta de otra manera. Cuando usted era un niño, sus papás le contaron la historia de la cigüeña. A mí me dijeron que me habían traído desde París. Si así hubiera sido, entonces todos nosotros seríamos franceses. Como éramos unos inocentes, nos creímos todas esas mentiras. Hasta nos dibujaban a la cigüeña con el pañal anudado en el pico y al bebe sonriendo envuelto en él. Pero eso es una gran mentira. Usted vive en este planeta porque nació en la tierra de un papá y una mamá. Ingresó a este mundo y en este sistema por medio de un nacimiento.


Esta es una palabra fuerte...:


Es vital que llegue a entender esto. La razón por la cual usted vive, se mueve, come, trabaja, estudia, puede comunicarse con otros y ser compatible con este mundo, es porque nació dentro de él. Nadie puede entrar a este mundo de otra forma. Usted y el resto de los seis mil millones de seres humanos que pisan la tierra, entraron a este mundo de la misma manera. Cuando Jesús le dijo a Nicodemo que si quería entrar en el otro mundo, (otro Reino que es más real que este mundo) tenía que nacer allí. “Lo que es nacido de la carne, carne es”. Somos carne. Lo que nace como carne, se desarrolla, crece, envejece y muere así. Quiere decir que no hay ningún proceso por el cual la carne podrá transformarse en espíritu. Permanecerá en ese estado. La carne no puede ser transformada en espíritu por más que vaya a la Escuela de líderes. Lo único que logrará ser es una carne con un mayor conocimiento o más educada, pero seguirá siendo carne. Usted puede bañar al perrito, echarle bálsamo para el pelo, champú perfumado o llevarlo a la peluquería, pero seguirá  siendo un perrito. Aunque le coloque un collar y lo vista, permanecerá como tal. El perro nace, se desarrolla, se reproduce y muere como un perro. ¡Qué vida de perro! Eso sucederá con su vida. Usted nace, se desarrolla, crece, envejece y muere como carne. Jesús dijo que aquello que nace de la carne, es carne. Pero lo que nace del Espíritu es espíritu. Para entrar en el Reino debe nacer dentro del Reino. Ese es el punto en discusión. Nadie entra al Reino de otra manera o por algún atajo diferente. Tiene que nacer dentro del Reino de Dios. Eso se llama nacer de nuevo.Usted nacerá dentro de un Reino diferente...:


¿Por qué tomamos siempre el pasaje de Juan capitulo 3 para hablar de este tema? Porque en la Biblia hay un sólo pasaje que trata sobre el asunto y es este. ¿Alguien podría cuestionarlo diciendo que no está de acuerdo o que no es doctrinalmente sano? En ningún momento de su historia la Iglesia ha discutido esta doctrina, aunque esté basada en un sólo versículo. Cada reino siempre estará acompañado de una vida de reino acorde a él. ¿Qué significa esto? Tomemos el ejemplo del reino animal. Cada animal se comporta como lo hace porque está programado para desarrollar esa vida. Uno es el caso de las ballenas que pueblan los mares Antárticos. Si usted se llegara a caer de un barco en esas aguas, quedaría congelado en un minuto. Se moriría de hipotermia. En el caso de las ballenas no es así porque tienen una vida de ballenas y están en su reino. Haber nacido allí les permite vivir en esas condiciones. Lo mismo ocurrirá con los pájaros. Ellos pueden volar porque han nacido en ese reino. He cruzado la cordillera de los Andes en avión infinidad de veces. Siempre que anuncian las condiciones de vuelo me dicen que fuera del avión hay 50 grados bajo cero. Si por una de esas casualidades se me ocurriera salir del avión a dar un paseo por el ala, se me enfriaría hasta el espíritu. Pero lo curioso es que usted puede ver volar a los cóndores por ahí afuera con esa temperatura y no se les mueve ni una sola pluma. Ellos pueden hacer eso porque están en su reino. Por eso cada reino supone una vida que está de acuerdo con él. Jesús le dijo a Nicodemo que el problema era que estaba acostumbrado a moverse bien dentro de la religión. Pero si quería entrar al Reino de Dios, tenía que nacer en ese Reino y vivir de acuerdo a sus normas. El Nuevo Nacimiento procede de Dios, es una experiencia en el Espíritu.


Engendrado por el Espíritu de Dios...:


Recuerdo a un Pastor que siempre predicaba sobre el Nuevo Nacimiento.  Cada domingo repetía lo mismo: “Os es necesario nacer otra vez”. Así fue por años. Cierto día una mujer de su membrecía se enojó y le dijo: “¿Por qué predica siempre lo mismo y nos dice: Os es necesario nacer otra vez?” El Pastor le respondió que eso era así y que necesitaba nacer otra vez. Trató de explicarle que el Nuevo Nacimiento es algo bien especial. Cuando usted nació de sus padres fue por medio de una fecundación biológica. Su mamá puso una célula y su papá aportó la otra. Cuando ambas se juntaron, comenzó a formarse dentro del vientre de su madre hasta que llegó el día de su nacimiento físico. Usted ha sido engendrado por sus padres. En Juan 1: 11 dice lo siguiente: “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron”. Tiene que resolver dos preguntas respecto a su vida. En primer lugar: ¿Usted está seguro de haberle recibido? ¿Le ha dado la bienvenida al Señor en su vida? “A los que creen en Su Nombre”. En segundo lugar: ¿Usted cree en el poder de Su Nombre? Esas dos razones o requisitos, son los que debe aceptar para nacer de nuevo. Cuando usted declara haberlo recibido en su corazón, que Él vive en su vida y que ha creído en Su Nombre, eso significa que ha depositado su confianza en Él. El verso siguiente dice así: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:12). Lo que este pasaje le está diciendo, es que Dios lo engendró a usted. ¡Eso es tremendo!


©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2009. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor


Imprimir