miércoles, 15 de junio de 2011

EL REINO ESTA AQUI

Escrito por: Myles Munroe

La rebelión de Adán y Eva les costó su reino. El capítulo 3 de Génesis relaciona la historia triste de cómo cayó víctima de las mentiras y engaños de la serpiente, que personificó al príncipe de la oscuridad, ese ángel caído conocido como Satanás o Lucifer. Con la abdicación de Adán y Eva, Lucifer agarró el control de su dominio terrenal como un fingidor bronceado, arrogante e ilegal al trono.

Inmediatamente el Rey del Cielo puso en movimiento Su plan para restaurar lo qué el hombre había perdido. ¿Y qué perdió el hombre? Un reino. Adán y Eva no perdieron una religión porque ellos nunca habían tenido una religión; ellos tuvieron un reino. De modo que cuando el conjunto de Dios fuera restaurar lo que ellos habían perdido, El se embarco a restaurar un reino, no una religión. La religión es una invención del hombre, nacido de sus esfuerzos de encontrar a Dios y restaurar el reino solo. Pero sólo Dios puede restaurar al hombre del reino perdido.

Después del desastre en el Edén, el Rey confrontó Su administradores rebeldes y a su embustero y dirigió cada uno en cambio. Del interés más grande a nosotros en este contexto somos lo que el Rey dijo a la serpiente, porque tiene las implicaciones del reino:

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. (Génesis 3:15).

Refiriéndose a la "progenitura" de la mujer por el pronombre singular "El," indica que el Rey hablaba de una progenitura específica— uno que golpearía un golpe fatal contra Lucifer y sus esquemas "aplastando" la cabeza. Como el resto de la Escritura perfectamente aclara, éste progenitura específica apareció millares de años después como el hombre Jesucristo de Nazaret, que fue el Hijo de Dios personificado en la carne humana.

Cuándo Jesús apareció en la escena en verdadero, la historia de espacio-tiempo, El trajo un mensaje no de una religión, nuevo ni viejo, pero del Reino:

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. (Mateo 4:17).

Estos son las primeras palabras registradas de Jesús. La frase "ese tiempo" se refiere al arresto de Juan Bautista, un profeta cuya misión fue de anunciar la llegada del Rey. Ahora el propio Rey estuvo en la escena, y El anunciaba la llegada del Reino. Esto fue el único mensaje Jesús predicó. Busque en los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento de Mateo, Marcos, Lucas, y de Juan y encontraras que Jesús siempre habló acerca del Reino. Todo lo que El dijo e hizo relacionado al Reino y su llegada en la tierra. Jesús dijo, "Arrepiéntete" (que significa cambiar de opinión o adoptar una nueva manera del pensamiento), "el reino de los cielos está cerca" (que significa, del hecho, que ha llegado). ¡Es decir, Jesús decía, "Cambie su manera de pensar! ¡El reino de los cielos está aquí! ¡Yo lo traje conmigo"! Cuándo Jesús trajo el reino de los cielos a la tierra, El trajo también la promesa de restaurar a la humanidad el dominio sobre la tierra que Adán y Eva habían perdido en Edén. El devolvió nuestro reinado.

Antes que podamos ser restaurados completamente a nuestro Reino, sin embargo, el asunto de nuestra rebelión contra Dios tuvo que ser tratada. Esta rebelión es lo que la Biblia llama pecado, y es universal en la naturaleza humana, un legado de la traición de Adán y Eva en Edén desde hace mucho tiempo. La muerte de Jesús en la cruz pagó el precio por nuestra rebelión para que podamos ser restaurados a una posición del derecho con Dios, nuestro Rey, y somos instalados de vuelto en nuestra posición original y el lugar con derecho como gobernantes del dominio terrenal. El mensaje del "evangelio" —las "buenas noticias" —es más que la Cruz. La Cruz es la puerta para recuperar el Reino. La Cruz de Cristo, por lo tanto, se trata de la restauración de Reino. Se trata de la restauración del poder y la autoridad. La Cruz de Cristo es recobrar reinado, no religión.

HIJOS, NO SIRVIENTES

¿Por qué esperó Dios millares de años de la promesa en Edén de la restauración del Reino a su realización con la venida de Jesús? El tuvo que permitir el curso de la historia humana fluir hasta que el tiempo tuviera se cumpliera. En la orden para nosotros entender lo que perdimos cuando perdimos el Reino, mucho menos entender los principios del reino, Dios necesitó el prototipo correcto como un ejemplo. A través de los milenios, muchas civilizaciones y los reinos humanos subieron y cayeron hasta que finalmente un reino apareciera que todo Dios tenido necesitó mostrar cómo Su Reino fue supuesto de trabajar. Cuándo el Imperio romano se levanto en poder, tuvo un concepto de la ciudadanía. Tuvo un concepto de señoría (la propiedad). Tuvo a un rey y un dominio. Practicó la colonización. Roma tuvo tal influencia que dondequiera avanzó, esa región llegó a ser como Roma. Cuándo Dios vio Roma, El dijo, "eso es exactamente lo que quiero".

Cuándo el tiempo se cumpliera, el Rey del Cielo mandó a Su Hijo a restaurar Su Reino en la tierra. Pablo de Tarso lo indicó esta manera:

4 Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, 5 para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. (Galatas 4:4-5).

La plenitud de tiempo no tiene nada que ver con relojes pero todo con temporadas. Cuándo la temporada de la historia tuvo se cumplió, cuando el Imperio romano se había levantado para servir como un ejemplo vivo, cuando todo estuvo en el lugar según propósito divino, Dios mandó a Su Hijo en el mundo físico con el mensaje que el reino de los cielos había llegado. ¿Qué fue Su propósito a restaurar el Reino? No darnos una religión pero para restaurar a nosotros nuestros "derechos repletos" como hijos e hijas del Rey.

El Rey necesita hijos e hijas, no sirvientes. La religión produce a sirvientes. Van de juerga en el espíritu de la servidumbre. Por favor no me entienda mal. Un corazón del sirviente es, como Jesús dijo, la llave a la grandeza en el Reino de Dios (ve Mateo 20:26-27). Y El dijo que El Mismo venía a servir antes que ser servido (ve Mateo 20:28). Pero esta clase de servicio siempre debe avanzar del lugar de la seguridad en nuestro conocimiento que somos hijos e hijas del Rey y seguimos simplemente Su ejemplo. Servidumbre en el espíritu religioso, por otro lado, avanza de un sentido de la humildad y auto-depreciación falsas donde uno ve a sí mismo no como un hijo o hija, pero como un esclavo. Los hijos y hijas del Rey ven el servicio como un privilegio; personas religiosas lo ven como una obligación. Y eso es la diferencia. Hijos y hijas sirven con gusto porque ellos son hijos e hijas. Las personas religiosas sirven a regañadientes porque Ellos se sienten que ellos no tienen elección si ellos esperan ganar la aprobación del Rey. Nunca confunda servir con ser un sirviente.

Jesús vino que nosotros "quizás reciba los derechos repletos de hijos". Esto es el idioma legal. No hay un poco de religión en estas palabras. Ellos se refieren a derechos legales que se basaron en la relación del nacimiento. Somos hijos e hijas de Dios. Ser hijo es nuestro derecho por la creación. Cristo no se murió para mejorarnos; El se murió para recobrar y confirmarnos. El precio que El pagó en Su propia sangre fue de no hacernos digno pero para demostrar nuestro valor. El no vino a la tierra para reclutar a un ejército de sirvientes. El vino a restaurar los hijos e hijas del Rey a su posición con derechos—reinando como herederos de Su Reino.

Si somos los herederos y somos destinados a gobernar en nuestro Reino del Padre, entonces nosotros estaremos mejor para aprender y entender Su Reino y cómo opera. Tenemos que aprender mejor sus principios y conceptos. Debemos aprender a cómo pensar, hablar, y vivir como ciudadanos de Reino. El Reino es el mensaje más importante de nuestra edad y la respuesta al dilema de hombre antiguo y moderno. Según Jesucristo, todos tratan lo que pueden encontrar y forzar su manera por la vida para colocar el asidero en ello:

. . . A partir de entonces son anunciadas las buenas nuevas del reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en él. (Lucas 16:16b).

Todos, siete mil millones de personas en la tierra buscan este Reino. Este libro puede ayudarle a descubrirlo y entenderlo. Con este fin en mente, los capítulos restantes de este libro examinarán los conceptos con todo detalle claves del reino de los cielos.

©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2010. Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir