sábado, 25 de mayo de 2013

Dios es Bueno parte 2

06/Sept/2008| Por: Gonzalo Jiménez
Dios es bueno.
 
Jesús vino para salvar al pueblo de sus pecados, vino a restaurar lo que el hombre daño. El amor del Señor sirve como puente sobre el abismo que separa al hombre de Dios. Cuando Jesucristo murió en la cruz y se levantó de entre los muertos, pagó la pena por nuestros pecados.

Pero todo aquel que no se quiere arrepentir se justifica creyendo que Dios vino a indisponer: con historias apocalípticas, a meter culpa, miedos, taras a la gente con su obsesión por “la contención sexual” el sacrificio, el sufrimiento, la agonía o la tragedia, el inconverso en su afán de sostener su maldad cree que ser creyente es sufrir y sufrir sin descanso, sentirse culpable porque si, y esperar un juicio incierto y parcializado, y sostiene que Dios lo hizo mal para no asumir ninguna responsabilidad.

“El Señor le respondió…desde la tempestad. Le dijo:

« ¿Quién es éste, que oscurece mi consejo con palabras carentes de sentido? Prepárate a hacerme frente; yo te cuestionaré, y tú me responderás.

» ¿Dónde estabas cuando puse las bases de la tierra? ¡Dímelo, si de veras sabes tanto! ¡Seguramente sabes quién estableció sus dimensiones y quién tendió sobre ella la cinta de medir! ¿Sobre qué están puestos sus cimientos, o quién puso su piedra angular mientras cantaban a coro las estrellas matutinas y todos los ángeles gritaban de alegría?” Job 38: 1-7

Dios es bueno, es por eso que nunca manejaría el carro de su papá sin permiso, y sin licencia de conducir, nunca metería un billete falso, para que si es el dueño de todo, no copiaría en un examen final de latín, porque Él todo lo sabe, no le cogería el rabo a la muchacha de servicio, primero porque es hombre y los hombres respetan y segundo por que el ni siquiera tendría muchacha, “Él vino para servir y no para ser servido”. No se enamoró de una mujer porque Él vino claramente a salvarnos y nada más.

Dios detesta las actitudes de algunos resentidos sociales que solo buscan culparlo de los desastres naturales, que según ellos solo atacan a los mas pobres, a los más débiles.

A propósito hoy en su gran mayoría, este caos es producido por la mala administración del hombre. Estos tipejos creen que Dios se encuentra en el cielo o en el olimpo, donde viven los dioses, porque todo lo confunden en su temida ignorancia, creen que está jugando al golf, al mus, al ajedrez, y tomándose el té celestial con Zeus, Poseidón, Marte, Alá, el primer Lama, kali, Buda, Zoroastro, Bachue, Bochica, porque han creído lo mismo que los Romanos, que Dios hace parte de un club llamado: Sincretismo. Estos mediocres no saben ni lo que hablan. (Y de eso hay mucho)

“Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder, la gloria, la victoria y la majestad. Tuyo es todo cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuyo también es el reino, y tú estás por encima de todo. De ti proceden la riqueza y el honor; tú lo gobiernas todo.” 1 Crónicas 29: 11-12

Estos pervertidos mentales dicen que si Dios es tan bueno, tan poderoso, tan omnisciente, porque permite que los niños surafricanos, mozambiqueños, los de Chad, Haití, o para no ir más lejos de los hospitales de caridad de Medellín, el Chocó, o Bogotá mueran inocentes y de la forma más atroz.  

Como si Dios tuviera que asumir la irresponsabilidad de sus padres, promiscuos sexuales, o en el caso especifico de Haití, una nación oficialmente católica que nunca ha buscado a Dios de corazón, por el contrario se han entregado a las bondades del Vudú, una religión heredada de los africanos igual que la Santería Cubana, y que los ha encumbrado al honorario titulo de la nación más pobre de toda América. Lo que no saben de Dios estos acusadores es que los niños pertenecen a su reino.

Otra limitante mental de los que denigran de Dios sin tener contacto con Él, es el libre albedrío. Todos los hombres son libres de escoger sus cadenas y toda acción tiene una consecuencia.

Dios odia el pecado pero ama al pecador, esta es otra verdad desconocida para los que nunca buscan y creen tener todas las respuestas. Dios ama al desvalido, al abandonado, al oprimido pero jamás va a consentir esto como justificación para volverse, marica, lesbiana, travesti puesto que hombre y mujer los creo y punto. Dios odia las borracheras, las orgías, el adulterio, la fornicación, la prostitución pero ama al borracho, al desviado, al adultero, al fornicario, a la prostituta y todos tienen la misma posibilidad de salvarse si se arrepienten de su pecado y se vuelven a Dios.

Dios ama al que lo alaba y condena al que adora a Satanás. Como le va a gradar a Dios gente que canta haciendo alusión al homicidio, a la rebeldía, al suicidio, al aborto, al consumo de alucinógenos. La juventud puede ser el futuro del país, pero jamás desde una cárcel y mucho menos con la jeta llena de tierra.

“Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.” Romanos 8: 1-2

Y tan inocentes preguntan ¿Por qué a Dios no le gusta que lo hagamos por fuera del matrimonio? Como si no conocieran las respuestas.

Hoy en día nadie se quiere casar, porque nadie quiere responsabilidades, nadie quiere asumir nada con seriedad y quieren seguir viviendo aun con 30, 40 y 50 años como adolescentes carentes de identidad: alcohólicos, drogadictos, desadaptados sociales, anárquicos y problemáticos. No maduran y siguen cargando condones como “adultos responsables” como si un condón los fuera a librar de las cadenas emocionales y espirituales que traen consigo las relaciones extra y prematrimoniales. Usan condones para luego no tener que trabajar y así sostener, criar y educar un hijo.

Estos formados seres creen que Dios es una especie de sapo que se mete en sus vidas, en su intimidad, en lugar de resolverle los conflictos de hambre a Sudan, Somalia o Bangladesh, sin darse cuenta que otros “adultos maduros” hicieron en esas tierras lejanas lo mismo que ellos hicieron acá: Nada.

De verdad creen que Dios tiene que arreglar el conflicto Palestino-Israelí como si la incapacidad de los hombres para dialogar y llegar a un acuerdo, fuera culpa de Dios. También quieren que el Todopoderoso resuelva los problemas de calentamiento global generados por los degenerados que los propiciaron, como si El Hacedor de todas las cosas fuera una especie de vieja alcahueta, de esas mismas que albergan en sus casas vagos criminales. No saben quien es Dios

El hombre decide que camino tomar y estas decisiones no pueden ser responsabilidad de Dios. Aquellos que así mismos se llaman: alcohólicos, drogadictos, desadaptados sociales, anárquicos y problemáticos tienen el carácter suficiente para llamar a otros que hicieron las mismas cosas que ellos en sus inicios: “abortos de la naturaleza” como: Stalin, Pinochet, Pol Pot, Hitler, Idi Amin, Mancuso, Carlos Castaño, el mono Jojoy, Timochenko o Luis Alfredo Garavito “El monstruo de los andes”.

Estos mismos viciosos irredentos tienen envidia de las vidas que estos verdugos llevan y deliberan si viven largos años, con comodidad y sin enfermedades terminales neurodegenerativas como las que le van a dar a la “gente buena” como ellos.

“Una cosa es segura: los malvados no quedarán impunes, pero los justos saldrán bien librados” Prov. 11:21.

Cuestionan los niveles de vida de los altos jerarcas de la iglesia, pero no debaten sobre su propio aporte a esta sociedad. Entonces si Dios se entromete es un sapo, pero si otro se entromete es un redentor. Que risa me da.

“»Hoy te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal” Deuteronomio 30: 15
©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2010. Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir

No hay comentarios: