sábado, 25 de mayo de 2013

Dios es Bueno Parte 3

06/Sept/2008| Por: Gonzalo Jiménez
Dios es bueno.
 
Discuten acerca de la inquisición, que en si misma es condenatoria. Jesús no vino a condenar sino a salvar. Creen que la condición actual de la mujer es culpa de Dios cuando en su Palabra le ha dado una posición de honor.

Se mofan de violar niñas de 16 años en Melgar o en una playa al ritmo de una parranda vallenata, de cogerle el rabo a la  empleada de servicio, de seducir y violar mujeres casadas a la luz de películas licenciosas en moteles, lugares de reunión de pederastas y asesinos, territorios “asequibles” a sus impasibles pensamientos, para rebajarlas a la minima expresión del ser y luego dicen que porqué Dios, ha permitido que ellas: las mujeres, permanezcan en un segundo o tercer plano, sin apenas voluntad.

Y apelan al poder de Dios para normalizar esta situación en un plano más justo y evitar que en pleno siglo XXI, en zonas rurales de Colombia haya mujeres que existan poco menos que como un animal doméstico al cuidado y posesión del hombre, cosa que se sigue permitiendo en medio mundo.

Disque Dios odia a Bertrand Rusell, a David Hume, a Spinoza, a Luis Buñuel, a Sartre a Epicuro o cualquier pensador, científico, filósofo, artista, o ciudadano del común que se atreva a poner en tela de juicio sus dogmas.

Él no los odia, ya quedo claro que todo aquel que decida creer en Jesucristo como único salvador tiene posibilidades de salvarse. La inteligencia nos fue dada por Dios.

Y Vuelven a cuestionar estos habitantes del cartucho espiritual, que en cambio si ha patrocinado y permitido que por mas de 20 siglos los fanáticos religiosos se hayan podido burlar, condenar, ridiculizar, mirar por encima del hombro e incluso eliminar, asesinar a quienes no comulgan con su catecismo de anatemas. Otra cosa que no saben: Dios es justo e infinita su misericordia.
Quieren vivir estos crápulas con igualdad de derechos y obligaciones, pero no quieren vivir la vida que Dios demanda en su Palabra verdadera y eterna, porque solo la miran parcialmente, como con un limitado retrovisor que solo alcanza a ver el Sangriento Antiguo Testamento y se distraen y no logran apreciar la Sangre del nuevo pacto que compro su libertad en la cruz del calvario.

“Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.” 1 Juan 4:16

Dios es bueno, no le gustan los programas radiales o televisivos usados para burlarse de Él. Dios es bueno, porque sabe reírse, de hecho el colocó la sonrisa en nuestros labios, tiene sentido del humor, no como lo concibe el hombre postmoderno con chistes de doble sentido o morbosos. La alegría está en forma de esperanza, de vida, de resurrección, de paz, de amor, de tranquilidad, de gozo, de eternidad, no es pasajera como la de los pervertidos manoseadores de niñas. De nuevo se quedaron mirando al antiguo testamento y no miraron el nuevo, el de las buenas nuevas, el de la salvación, el de la redención, el de la regeneración, el del nuevo nacimiento.

Dios es bueno, no obliga a nadie en la tierra, no tiene títeres, ni empleados, solo siervos, personas comprometidas con su servicio. La naturaleza de Dios es buena, en Él no hay maldad. No obliga al celibato, La Biblia en ningún versículo lo menciona como obligatorio.

Dios es bueno, habita en la luz, por eso nunca iría a un puti-club, no lo necesita, a menos que sea para salvar a algún descaminado de las azarosas tinieblas. Nunca Juzga. María Magdalena es un buen ejemplo, le ordenó no pecar más. Dios es un Padre Amoroso, aquellos que no entienden esto, seguramente han carecido del amor paternal en sus hogares, es entendible, vivimos en la sociedad de las madres solteras, cabezas de hogar.

Cuando hablamos con Dios estamos orando. Y algunos hasta se preguntaran 
¿como habla Dios? Muy sencillo: Por Su Palabra, en la Oración y por medio de las distintas circunstancias.

Dios es bueno, “su voluntad es buena, agradable y perfecta”, la gran tarea de Satanás es distorsionar la imagen de Dios. Dios es humilde, tan humilde como que abandono su morada en el cielo para venir a este lugar en medio de bandidos, a salvarnos. La solución esta aquí en medio de nosotros, el remedio para la enfermedad llamada pecado es Jesucristo.

“Oren sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17

A menudo me imagino a Dios montado en una Harley, o en pantaloneta por las playas de Santa Marta con un refresco en la mano, pasándola rico. O viendo una agradable función de teatro o una buena película, escuchando una buena melodía al calor de un vino con amigos imperfectos y cálidos, buenas personas en casi todos los aspectos de la vida, que quieran seguirle y ser salvos solo por la gracia. Para los que no conocen a Dios, para aquellos que creen que Dios es taciturno, trascendental, psicorígido, amargado, aguafiestas, solo porque no pone el mundo como ellos quieren.

Dios existe, es verdad, es real, esta aquí: Cristo vive. Tan cierto como que el universo está en expansión. No lo dudo ni un solo instante. Dios es bueno, cada día más gente se compromete con tener una relación íntima y personal con Él, contrario a lo que dicen sus detractores, que se está quedando sin clientela, qué tontería!!!

“Cielo y tierra pasarán más su palabra no pasará” Dios es eterno. Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Dios fundó una multinacional de la fe con mucha influencia, si, así ha sido por miles de años, y así seguirá siendo hasta su segunda venida. Los que necesitamos renovarnos somos nosotros, comprometernos más con la gran comisión, de ir y predicar el evangelio y bautizar en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

Siento mucho la condición de incontables seres, como la condición del ser en el que habitan, muertos se encuentran. Pero también hay una oportunidad para los Deístas, Jesús murió por todos.

Arrepiéntete y cree en el evangelio, de esa manera todos los demonios huirán de ti en unas vacaciones perpetuas. Quédate ahí pero confiando en Dios porque en Él está toda la esperanza.

"LA CALUMNIA"

Puede una gota de lodo
sobre un Diamante caer;
Puede también de este modo
su fulgor obscurecer;
Pero aunque el diamante todo,
Se encuentre de fango lleno;
El Valor que lo hace bueno;
No perderá ni un instante;
Y ha de ser siempre diamante;
Por mas que lo manche el cieno.

Rubén Darío

Gonzalo Jiménez
©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2010. Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir

Dios es Bueno parte 2

06/Sept/2008| Por: Gonzalo Jiménez
Dios es bueno.
 
Jesús vino para salvar al pueblo de sus pecados, vino a restaurar lo que el hombre daño. El amor del Señor sirve como puente sobre el abismo que separa al hombre de Dios. Cuando Jesucristo murió en la cruz y se levantó de entre los muertos, pagó la pena por nuestros pecados.

Pero todo aquel que no se quiere arrepentir se justifica creyendo que Dios vino a indisponer: con historias apocalípticas, a meter culpa, miedos, taras a la gente con su obsesión por “la contención sexual” el sacrificio, el sufrimiento, la agonía o la tragedia, el inconverso en su afán de sostener su maldad cree que ser creyente es sufrir y sufrir sin descanso, sentirse culpable porque si, y esperar un juicio incierto y parcializado, y sostiene que Dios lo hizo mal para no asumir ninguna responsabilidad.

“El Señor le respondió…desde la tempestad. Le dijo:

« ¿Quién es éste, que oscurece mi consejo con palabras carentes de sentido? Prepárate a hacerme frente; yo te cuestionaré, y tú me responderás.

» ¿Dónde estabas cuando puse las bases de la tierra? ¡Dímelo, si de veras sabes tanto! ¡Seguramente sabes quién estableció sus dimensiones y quién tendió sobre ella la cinta de medir! ¿Sobre qué están puestos sus cimientos, o quién puso su piedra angular mientras cantaban a coro las estrellas matutinas y todos los ángeles gritaban de alegría?” Job 38: 1-7

Dios es bueno, es por eso que nunca manejaría el carro de su papá sin permiso, y sin licencia de conducir, nunca metería un billete falso, para que si es el dueño de todo, no copiaría en un examen final de latín, porque Él todo lo sabe, no le cogería el rabo a la muchacha de servicio, primero porque es hombre y los hombres respetan y segundo por que el ni siquiera tendría muchacha, “Él vino para servir y no para ser servido”. No se enamoró de una mujer porque Él vino claramente a salvarnos y nada más.

Dios detesta las actitudes de algunos resentidos sociales que solo buscan culparlo de los desastres naturales, que según ellos solo atacan a los mas pobres, a los más débiles.

A propósito hoy en su gran mayoría, este caos es producido por la mala administración del hombre. Estos tipejos creen que Dios se encuentra en el cielo o en el olimpo, donde viven los dioses, porque todo lo confunden en su temida ignorancia, creen que está jugando al golf, al mus, al ajedrez, y tomándose el té celestial con Zeus, Poseidón, Marte, Alá, el primer Lama, kali, Buda, Zoroastro, Bachue, Bochica, porque han creído lo mismo que los Romanos, que Dios hace parte de un club llamado: Sincretismo. Estos mediocres no saben ni lo que hablan. (Y de eso hay mucho)

“Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder, la gloria, la victoria y la majestad. Tuyo es todo cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuyo también es el reino, y tú estás por encima de todo. De ti proceden la riqueza y el honor; tú lo gobiernas todo.” 1 Crónicas 29: 11-12

Estos pervertidos mentales dicen que si Dios es tan bueno, tan poderoso, tan omnisciente, porque permite que los niños surafricanos, mozambiqueños, los de Chad, Haití, o para no ir más lejos de los hospitales de caridad de Medellín, el Chocó, o Bogotá mueran inocentes y de la forma más atroz.  

Como si Dios tuviera que asumir la irresponsabilidad de sus padres, promiscuos sexuales, o en el caso especifico de Haití, una nación oficialmente católica que nunca ha buscado a Dios de corazón, por el contrario se han entregado a las bondades del Vudú, una religión heredada de los africanos igual que la Santería Cubana, y que los ha encumbrado al honorario titulo de la nación más pobre de toda América. Lo que no saben de Dios estos acusadores es que los niños pertenecen a su reino.

Otra limitante mental de los que denigran de Dios sin tener contacto con Él, es el libre albedrío. Todos los hombres son libres de escoger sus cadenas y toda acción tiene una consecuencia.

Dios odia el pecado pero ama al pecador, esta es otra verdad desconocida para los que nunca buscan y creen tener todas las respuestas. Dios ama al desvalido, al abandonado, al oprimido pero jamás va a consentir esto como justificación para volverse, marica, lesbiana, travesti puesto que hombre y mujer los creo y punto. Dios odia las borracheras, las orgías, el adulterio, la fornicación, la prostitución pero ama al borracho, al desviado, al adultero, al fornicario, a la prostituta y todos tienen la misma posibilidad de salvarse si se arrepienten de su pecado y se vuelven a Dios.

Dios ama al que lo alaba y condena al que adora a Satanás. Como le va a gradar a Dios gente que canta haciendo alusión al homicidio, a la rebeldía, al suicidio, al aborto, al consumo de alucinógenos. La juventud puede ser el futuro del país, pero jamás desde una cárcel y mucho menos con la jeta llena de tierra.

“Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.” Romanos 8: 1-2

Y tan inocentes preguntan ¿Por qué a Dios no le gusta que lo hagamos por fuera del matrimonio? Como si no conocieran las respuestas.

Hoy en día nadie se quiere casar, porque nadie quiere responsabilidades, nadie quiere asumir nada con seriedad y quieren seguir viviendo aun con 30, 40 y 50 años como adolescentes carentes de identidad: alcohólicos, drogadictos, desadaptados sociales, anárquicos y problemáticos. No maduran y siguen cargando condones como “adultos responsables” como si un condón los fuera a librar de las cadenas emocionales y espirituales que traen consigo las relaciones extra y prematrimoniales. Usan condones para luego no tener que trabajar y así sostener, criar y educar un hijo.

Estos formados seres creen que Dios es una especie de sapo que se mete en sus vidas, en su intimidad, en lugar de resolverle los conflictos de hambre a Sudan, Somalia o Bangladesh, sin darse cuenta que otros “adultos maduros” hicieron en esas tierras lejanas lo mismo que ellos hicieron acá: Nada.

De verdad creen que Dios tiene que arreglar el conflicto Palestino-Israelí como si la incapacidad de los hombres para dialogar y llegar a un acuerdo, fuera culpa de Dios. También quieren que el Todopoderoso resuelva los problemas de calentamiento global generados por los degenerados que los propiciaron, como si El Hacedor de todas las cosas fuera una especie de vieja alcahueta, de esas mismas que albergan en sus casas vagos criminales. No saben quien es Dios

El hombre decide que camino tomar y estas decisiones no pueden ser responsabilidad de Dios. Aquellos que así mismos se llaman: alcohólicos, drogadictos, desadaptados sociales, anárquicos y problemáticos tienen el carácter suficiente para llamar a otros que hicieron las mismas cosas que ellos en sus inicios: “abortos de la naturaleza” como: Stalin, Pinochet, Pol Pot, Hitler, Idi Amin, Mancuso, Carlos Castaño, el mono Jojoy, Timochenko o Luis Alfredo Garavito “El monstruo de los andes”.

Estos mismos viciosos irredentos tienen envidia de las vidas que estos verdugos llevan y deliberan si viven largos años, con comodidad y sin enfermedades terminales neurodegenerativas como las que le van a dar a la “gente buena” como ellos.

“Una cosa es segura: los malvados no quedarán impunes, pero los justos saldrán bien librados” Prov. 11:21.

Cuestionan los niveles de vida de los altos jerarcas de la iglesia, pero no debaten sobre su propio aporte a esta sociedad. Entonces si Dios se entromete es un sapo, pero si otro se entromete es un redentor. Que risa me da.

“»Hoy te doy a elegir entre la vida y la muerte, entre el bien y el mal” Deuteronomio 30: 15
©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2010. Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir

Dios es Bueno

Dios es bueno ¿usted lo dejaría por fuera de la fiesta de la vida?

 
 
06/Sept/2008| Por: Gonzalo Jiménez
Dios es bueno.

“Bueno es el Señor; es refugio en el día de la angustia, y protector de los que en él confían” Nahum 1:7

Primero que todo quiero dejar claro que en mi familia mi padre, mi madre y mi esposa son creyentes. Mis respetos, para aquellos que no solo no han creído en Dios, sino que se la pasan despotricando de su amor cuando ni siquiera lo conocen.

Como muchos no comparto la matriculación en religión alguna, y si tengo una estrecha relación con mi Padre Dios, en ningún caso soy visto con lastima, en el peor de los casos como una persona “rara” una especie de renegado que no va en la dirección de “Vicente”. La gente en general, cree que ser bueno y justo tiene que ver con adorar una imagen, o hacer algo caritativo, es por eso que el resto de los colombianos no pueden demostrar un impecable y piadoso comportamiento de forma tan nítida y elocuente a pesar de sus creencias. La salvación es por fe no por obras.

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados!” Efesios 2:4-5

Segundo que todo quiero dejar claro que esto SI lo escribo yo, es decir si lo hacen mis manos, Y NO lo piensa ningún alter ego o demonio literario, Soy yo un radical y no un fanático religioso, y en caso de que algún desposeído se ofenda por mis palabras, puede perfectamente apelar al dialogo y no a la violencia como nos tienen acostumbrados a resolver todo en este país, pegándole 17 puñaladas al que piense distinto a ellos. Ningún demonio vive en mi cabeza, soy perfectamente equilibrado y razonable y no me escondo en majaderías, como personalidades distintas.

“Dios es bueno”

Si, es omnipotente, omnisciente, no es un revolucionario, es el ser mas influyente en la historia de la humanidad, no es hippie, es Dios,  no se viste con ropa nueva era, nunca lo hizo, sus vestidos son blancos y su mirada puede confrontar al hipócrita mas enconado de esta vulgar sociedad. Él es bueno. Y yo no lo dejaría  por fuera de la fiesta de la vida. Sin Dios nada somos y para nada servimos.

Es un “Man” que vino a salvar a los ladronzuelos de supermercados, a los borrachos y bebedores compulsivos de mezclas mortales, que presentan trastornos o conducta antisocial. Su primer milagro lo hizo en una fiesta que duró siete días, fue en Caná de Galilea en una boda. Era común beber vino en las fiestas de Galilea. En un momento durante la recepción se quedaron sin vino. María, la madre de Jesús, animó a su hijo para que comenzara a mostrar su poder como el Hijo de Dios. Jesús sabía que eso sería mucho más tarde en su gobierno, antes que el haría su más grande trabajo de salvación en la cruz, aunque decidió hacer este primer milagro en esta boda. Así que Jesús convirtió el agua ordinaria en vino fino. Fue tan bueno que el encargado del banquete felicitó al novio por guardar el mejor vino para lo último.

Para los que creen que El Señor Jesús no sabe divertirse, por Él fueron creadas todas las cosas. Todo dispuesto para que nosotros disfrutáramos de ellas. Hay de quienes creen en un Dios lleno de amargura y resentimientos.

Hay de quienes creen que para ser feliz hay que “chupar” ron hasta el amanecer en una parranda vallenata, no importa si en el camino se pierde el conocimiento, la virginidad o la reputación. Miden la felicidad en la cantidad de años que tiene la novia, en cuanto menos años mas feliz, para poder abusarlas y masacrarlas moralmente.

Creen que la hombría proviene de tener moza o mozo, hoy en día ni se sabe, lo que no entienden estos canallas es que un verdadero hombre respeta y se respeta. Creen que acostarse con una mujer casada, sacar ventaja en un negocio, deshonrar a los padres, ver películas porno, apostar, fumar marihuana, decir mentiras, ser cliente frecuente de casas de empeño - lugar de reducidores -, asistir a fiestas swingers  no va a traer terribles consecuencias sobre sus vidas.

Lo mejor de todo es que después de sus fechorías culparan a Dios, por la cirrosis crónica, el sida o en el mejor de los casos la blenorragia contraída, sin contar los edemas pulmonares, crímenes pasionales, suicidio, quiebras inminentes, y súmele los que han estado encanados por abuso de menores. Sodoma y Gomorra no es un mito, fue destruido por la inmoralidad sexual.

“Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios” Gálatas 5:19-21

Imagínense ustedes en Nazaret, en el año 15, así: un joven alto, atlético, delgado, todo lindo a esa edad, seguro pegaría fuerte con las adolescentes de su época. Para los que no saben Jesús de Nazaret fue tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado.

Lo triste de todo es que hoy en día a esa edad, por la vergüenza de hogares en los que los adolescentes son levantados, particularmente las niñas, son capaces de arruinar su vida yéndose con el primer mechudo marginal, alcohólico, drogadicto, desadaptado social, anárquico y problemático que encuentren.

Jesús fue criado en un buen hogar, con buenas costumbres, con valores, con amor, con respeto y desde siempre supo de su misión.

Ese, es el verdadero problema, la gente no tiene ni idea para donde va, por eso garantizo que no van a llegar. Luego entonces ser levantado en un hogar cristiano es sinónimo de trascendentalismo y aburrimiento. Ser alegre no es abusar a la empleada del servicio o volverse gay.

Dios creó al ser humano a su imagen, lo bendijo y miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Pero el hombre no respondió de la misma manera. Lo hizo con rebeldía. Ahora debe someterse a las consecuencias de su desobediencia. Es evidente para todos que Dios es santo y perfecto, no así nosotros. El pecado no solamente significa hacer lo incorrecto, lo erróneo o no hacer todo lo que Dios quiere que hagamos. El pecado también es una actitud de ignorancia y rechazo a Dios mismo. Dado que Dios es Santo, no puede aceptar nuestro pecado.
 
©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2010. Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir