martes, 27 de julio de 2010

EL GOBIERNO DE DIOS

LOS PRINCIPIOS DEL REINO

  1. El secreto más grande para vivir efectivamente en la tierra es entender el principio y el poder de las prioridades. 
  1. La tragedia más grande en la vida no es la muerte, es una vida sin propósito y con las prioridades equivocadas. 
  1. Nuestro auto-valor es más importante que nuestras necesidades básicas y nunca deben ser sacrificados por esas necesidades. 
  1. La prioridad número uno de Dios para la humanidad es que descubramos, entendamos, y entremos en el Reino de los Cielos. 
  1. Un reino es la influencia directiva de un rey sobre su territorio, impresionándolo con su voluntad personal, propósito e intención, produciendo una cultura, valores y estilo de vida que refleja los deseos del rey y su naturaleza para sus ciudadanos. 
  1. Dios estableció sólo dos prioridades para la humanidad: el Reino de Dios y la rectitud de Dios. 
  1. El concepto del "reino" no fue inventado por la humanidad, fue la primera forma del gobierno introducida por el Creador. 
  1. La ignorancia del concepto del reino hace difícil entender completamente el mensaje de la Biblia. 
El Reino de Dios contra los Gobiernos del Hombre

El noventa por ciento de todos los problemas nacionales e internacionales frente a nuestro mundo hoy es el resultado del gobierno o la religión. Esto incluye el hambre global, las epidemias de la salud, las guerras, terrorismo, los conflictos raciales y étnicos, la segregación, la tensión nuclear, y la incertidumbre económica.

A través de la historia, el desafío más grande del hombre ha sido aprender a cómo vivir en paz consigo y sus vecinos. Si es el continente de África, Europa Vieja, escandinavos de Inglaterra, los mongoles de Asia, indios del Norte y Sudamérica, o de los esquimales de Islandia, la guerra tribal, los conflictos raciales y étnicos, y la guerra de tamaño natural ha sido la historia humana. En todas estas expresiones sociales y culturales de la humanidad, una cosa que siempre ha evolucionado fue alguna clase de estructura de la autoridad, una forma de mecanismo de liderazgo o gobierno para establecer y mantener el orden social.

De las paredes pintadas de las cuevas nativas y el jeroglífico de las tumbas de Egipto antiguo, a las estructuras históricas de la pirámide de los adoradores aztecas, la evidencia abunda del deseo del hombre y necesidad por alguna forma de estructura gubernamental. La necesidad por el gobierno y el orden es inherente al espíritu humano y es una manifestación de un mandato divino dado a la humanidad por el Creador. El hombre fue creado para ser un gobernador y  gobernante, y por lo tanto, es su naturaleza de buscar algún mecanismo de  autoridad que traería el orden a su mundo privado y social. El gobierno es necesario, deseable, y esencial al contexto social del hombre por muy primitivo o moderno que sea. De ahí que el hombre continúe buscando una manera efectiva de gobernarse.

La necesidad del hombre por alguna estructura formal del gobierno es una consecuencia de su necesidad por la administración social del orden y la relación. Esta necesidad empieza en el más pequeño prototipo de la sociedad, la familia, y se extiende completamente a toda manifestación de expresiones nacionales de la orden constitucional. Las naciones necesitan el gobierno.

El primer Libro de Moisés, Génesis, revela que el primer prototipo de gobierno fue introducido por el propio Creador mucho tiempo antes de que los primeros humanos existieran en la tierra. De hecho dio la declaración de una estructura de gobierno en la preexistencia de la tierra y el universo físico. Esta expresión de la estructura del gobierno fue un resultado de un deseo de traer al orden el caos y productividad al vacío.

La tierra era un caos total, las tinieblas cubrían el abismo, y el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: ¡Que exista la luz! Y la luz llegó a existir.  (Génesis 1:2-3).

Aquí vemos que el impacto de un gobierno divino, invisible y sobrenatural fue necesario a causa del desorden y el caos. Así, el propósito para el gobierno es el de mantener la orden y la administración productivas. Además, la creación de la humanidad fue también un resultado del desorden y la necesidad por la administración. Un poco después en Génesis nosotros encontramos la evidencia de este como uno de los motivos de Dios para crear al hombre.

Ésta es la historia de la creación de los cielos y la tierra. Cuando Dios el SEÑOR hizo la tierra y los cielos, aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra, ni había brotado la hierba, porque Dios el SEÑOR todavía no había hecho llover sobre la tierra ni existía el hombre para que la cultivara. No obstante, salía de la tierra un manantial que regaba toda la superficie del suelo. (Génesis 2:4b-6).

De estos versos nosotros vemos que el Creador no permitió que el crecimiento productivo sucediera en la tierra porque "no había hombre para trabajar el suelo". La palabra "trabajo" aquí implica la administración, el desarrollo ordenado, y ha de ser fructífero. Así, uno de los motivos principales para la creación del hombre fue el de proporcionar a un director, el administrador, y el gobernante de la tierra. De ahí que el Creador lo expresara en estas palabras:

Dios dijo: Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo. (Génesis 1:26).

El mandato del Creador para la humanidad fue reinado y dominio. Cuando vimos más temprano, la palabra "dominio" aquí la palabra hebrea se traduce en mamlakah, significando el "reino" o "reinado o el gobierno soberano". Por lo tanto, la primera orden dada al hombre por su Creador fue de establecer un "gobierno" en la tierra para destruir el caos y para mantener el orden. El gobierno es la solución de Dios al desorden.

La conclusión lógica que uno puede derivar de este guión es, ante todo, es que el gobierno es la idea de Dios; segundo, que la ausencia o falta del gobierno correcto siempre llevarán al caos y al desorden; y el tercero, en dondequiera que hay caos, desorden, o falta de productividad, la respuesta es el gobierno correcto.

La caída de la humanidad quedo registrado en el tercer capítulo de Génesis, fue el resultado de la independencia declarada del hombre al gobierno del Cielo, teniendo como resultado la anarquía y el caos social y espiritual. Desde entonces de esa caída fatal de la gracia directiva, el hombre ha estado procurando establecer una forma de autogobierno que aliviaría el caos interno y externo que él continúa experimentando. Por supuesto, ese caos es manifestado también en la creación física natural que él fue puesto bajo el mandato para gobernar la tierra. Esta es la realidad detrás de la declaración del primer-siglo del escritor bíblico, Pablo, cuando él escribió:

La creación aguarda con ansiedad la revelación de los hijos de Dios, porque fue sometida a la frustración. Esto no sucedió por su propia voluntad, sino por la del que así lo dispuso. Pero queda la firme esperanza de que la creación misma ha de ser liberada de la corrupción que la esclaviza, para así alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios.  (Romanos 8:19-21).

La declaración de Pablo revela el hecho que ese gobierno afecta no sólo las personas de la tierra sino también la tierra y el mismo entorno físico. Gobernar es un negocio delicado. Cuándo el hombre rechazó el gobierno del Cielo, él llegó a ser la fuente de su propio programa directivo. Los resultados desde entonces demuestran y está probado que debemos ayudar. El Creador atento de administrar la tierra con el gobierno de los Cielos por Su imagen en el hombre y así manifestar Su naturaleza y el carácter en la tierra. El gobierno de Dios es una estructura extraordinaria que es todavía malentendida. Me gustaría en este punto describirlo como un gobierno corporativo de reino. ¡El gobierno por el liderazgo corporativo! ¡La orden teocrática de un Rey sobre reyes como socios a gobernar! Esto es lo que llamaríamos el "Reino de los Cielos". El concepto del gobierno del Reino es la idea de Dios.


 ©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2010. Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir

No hay comentarios: