sábado, 2 de abril de 2011

El Concepto Original del Reino


Escrito por: Myles Munroe

La Colonización de la Tierra

De nuestras discusiones, dos cosas por lo menos deben ser entendidas perfectamente en este punto. Primero, cada persona en la tierra, sin excepción, busca un reino. Conscientemente o inconscientemente, cada actividad y la tentativa humana son dirigidas en un sentido u otro hacia esta persecución. Y segundo, como acabamos de ver, el concepto del reino del gobierno, la idea original y el concepto primario de gobierno, son muy superiores a algún sistema gubernamental ideado por hombre. La advertencia, por supuesto, es que tal reino es gobernado por un rey justo y benévolo. De otro modo, un reino resultará no mejor que cualquier otro sistema.

La superioridad inherente de un reino sobre otros sistemas del gobierno es un concepto especialmente difícil para muchas personas en el oeste. Como indiqué más temprano, pocos habitantes del oeste han vivido jamás bajo un reino y así saben poco o nada de cómo uno opera. Esta dificultad es aún más aguda para ciudadanos de los Estados Unidos cuya nación, a fin de cuentas, fue establecida en la rebelión contra un reino. No obstante, un reino gobernado por un soberano, rey justo y benévolo se queda con el mejor sistema que tiene la humanidad de gobierno

El origen del concepto del reino es celestial, no terrenal. Su apariencia en la tierra se debe a otro concepto que se originó en el cielo—el concepto de la colonización. Expresado con sencillez, la colonización es el sistema del cielo para la influencia terrenal.

VER EL RETRATO GRANDE

Para entender esto, es importante mirar el retrato grande. Nosotros los humanos, somos divididos por la religión, por etnia, por la geografía, por la identidad nacional, y por sistemas y economías gubernamentales diferentes, tienen el problema de entender el retrato general de que somos una aldea global. Las diferencias religiosas y culturales y las lealtades territoriales a menudo nos previenen de ver cuánto nosotros tenemos sinceramente en común con el uno al otro. En el alma, todos tenemos  los mismos temores, esperanzas, sueños, y anhelos. Todos tenemos un deseo común de poder controlar las circunstancias de nuestra vida. Conscientemente o no, todos buscamos por un reino en el que todo es igual, gozando los mismos derechos, los beneficios, la libertad, la seguridad, la salud, y la abundancia—vivir con el significado y el propósito y con el potencial cumplido.

En el medio de nuestra búsqueda miope de auto-adelantamiento, nosotros fallamos de reconocer que tal reino está disponible para tenerlo. Pero nosotros nunca lo veremos hasta que retrocedamos para aceptar el retrato grande. Cuándo yo estudié arte en el colegio, uno de los conceptos fundamentales que aprendí es siempre ver el fin primero y entonces trabajar desde allí hasta el principio. Es decir, un artista bueno ve el producto terminado en su mente antes de comenzar a pintar o esculpir o dibujar. Eso es lo que significa obtener el retrato grande—ver el fin del principio y mantener claramente en vista a través del proceso creador. Sólo entonces puede al artista asegurar que el producto terminado esta conforme a su visión o al diseño original.

Un observador ocasional de ninguna fase dada del proceso a menudo no puede hacer ningún sentido fuera de ello porque él ni ella carecen el retrato grande del producto terminado que está en la mente del artista. Unos pocos golpes del cepillo en una lona no pueden significar nada a alguien mirando al pintor, pero un artista bueno sabrá exactamente lo que él hace. El sabrá exactamente donde él va y cómo llegar a allí porque él ya ve el resultado en su mente. El ve el retrato grande. Por eso usted nunca debe juzgar a un artista mientras él trabaja. Es sólo en el producto terminado donde su visión e intención repletas pueden ser vistas. Si usted pinta un cuadro, tallando una escultura, o la construcción de una casa, es crítico mantener el retrato grande—el producto terminado—claramente en vista. De otro modo, su sueño o la visión originales nunca serán dados cuenta de, y usted acabará por con algo bastante diferente de lo que usted pensó.

El problema más grande en nuestro mundo hoy, inclusive el mundo religioso, es que nosotros somos tan preocupados con las fases que nosotros no podemos ver el retrato grande. Nosotros somos tan alcanzados con nuestra propia parte pequeña— y con luchar y discutir con todos los demás sobre su parte pequeña—que hemos perdido de vista nuestro propósito. La cosa más importante en la vida es el retrato grande. Pero todo tenemos fotografías pequeñas. En algún lugar en el camino la humanidad perdió el retrato grande de nuestro propósito, y todo fuimos dejados con fotografías diminutas que proporcionan sólo una impresión estrecha y muy engañosa del total. Hace mucho tiempo nosotros perdimos el fin de nuestra existencia. Ahora todo tenemos que trabajar con son desconectados medios—las búsquedas inútiles con ningún significado.

El propósito define el retrato grande. Es decir, el retrato grande es el propósito o la intención originales del artista o el constructor—el resultado deseado. ¿Qué fue el propósito de Dios como el Artista que creó la humanidad? ¿Qué fue el resultado que El deseó? Como Diseñador de la raza humana, ¿qué fue la intención original de Dios? Esto es un asunto crítico para nosotros porque sin propósito, la vida humana no tiene propósito ni el significado. Y eso es exactamente lo que los filósofos de nuestro día dicen: La vida humana no tiene propósito ni significado, de modo que cada uno de nosotros debemos crear y debemos derivar el significado para nuestra vida en dondequiera nosotros lo podemos encontrar.

Hemos perdido la intención original grande del retrato que Dios tiene para la humanidad— y sin ello nuestras jergas no son nada más que las fases inconexas que no tienen sentido. Si nuestras vidas son de tener el significado, nosotros debemos recuperar el retrato grande de la intención original de Dios para nosotros. En el principio, Dios emprendió un proyecto maravilloso de edificio llamado la raza humana. ¿Por qué? El propósito original de Dios a crear la humanidad—Su retrato grande—fue de extender Su reinado invisible al mundo visible. El quiso extender Su país celestial a otro territorio. Su deseo, entonces, fue de establecer en la tierra una colonia del Cielo.





©Chalo Jimenez- BUSCANDO A DIOS -2010. Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir