miércoles, 16 de julio de 2008

LA NIÑA, EL BUITRE Y EL FOTOGRAFO

Escrito por: Chalo Jiménez

“…y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.” Mateo 20: 27, 28

Kevin Carter fue un reportero grafico de origen Sudafricano cuyo trabajo más importante fue la fotografía de una niña sudanesa famélica tras la cual se encontraba un buitre al acoso. La fotografía fue publicada por primera vez en el "New York Times" en marzo de 1993 y posteriormente recorrió el mundo entero. Carter recibió por ello el premio Pulitzer.

Para la consecución de una foto mejor Kevin esperó unos veinte minutos a que el buitre abriera sus alas, lo cual no llegó a ocurrir. Sin embargo, fue objeto de duras críticas por aprovechar la situación para su propia fama, llegándose a comparar al fotógrafo con el buitre.

La foto que tomó era la imagen de una niña pequeña, literalmente en los huesos, que se arrastraba por el desierto, como si tras dar un pasito más, fuera a caer muerta. Junto a la niña había un Buitre que avanzaba hacia ella, el fotógrafo comprendió entonces que se encontraba ante una serie de símbolos de gran fuerza y quería asegurarse de conseguir la imagen perfecta, observó a la niña que seguía avanzando hacia el centro donde repartían comida, sólo podía dar un par de pasos seguidos, luego se sentaba unos instantes y acto seguido trataba de volver a ponerse en pie, tenía que ayudarse con las manos y las piernas se le abrían. Todo su cuerpo se estremecía pero seguía luchando.

Nancy Buirsky Editora grafica del "New York Times" recuerda que cuando la foto salió de la máquina y la vio, las manos le temblaban, la imagen se publicó y a la mañana siguiente la famosa publicación recibió una avalancha de cartas y llamadas. De forma excepcional, publicaron una nota del editor en la que relataban lo que le sucedió a la niña: "Muchos lectores han preguntado por la suerte que corrió la niña, según el fotógrafo se recuperó lo suficiente para reanudar su marcha una vez que el Buitre se alejó de allí, ignoramos si llegó al centro de reparto."

La primera reacción de Roma Carter, la madre de Kevin, fue la misma que la de todos los demás: "¿Y qué hiciste? ¿Ayudaste a esa niña?"

Kevin Carter respondió: "Tal vez a la gente le resulte difícil entenderlo pero como reportero gráfico que soy, mi primer instinto fue sacar la fotografía. Luego, cuando terminé mi trabajo y la niña se fue me sentí completamente desolado. Creo que intenté orar, intenté hablar con Dios, asegurarle que si algún día me sacaba de ese lugar cambiaría mi vida."

Tras recibir el Premio Pulitzer en mayo del 94, cuatro meses después de tomar la foto que abrió los ojos al mundo a cerca de la gran hambruna en Sudán, Kevin Carter dijo: "Es la foto más importante de mi carrera pero no estoy orgulloso de ella, no quiero ni verla, la odio. Todavía estoy arrepentido de no haber ayudado a la niña".

Dos meses después una mezcla letal de acontecimientos trajo a la vida de Kevin Carter una terrible depresión: la fuerte presión de las críticas por aquella foto, el consumo de drogas y la muerte de su mejor amigo, llevaron a este fotógrafo profesional a quitarse la vida cerca del río donde jugaba cuando era niño.

Yo estoy de acuerdo con la apreciación inicial de que esta foto tiene una serie de símbolos de gran fuerza: La Niña Famélica es el símbolo del oprimido, El Buitre es el símbolo del opresor y El Reportero Grafico es el símbolo de la indiferencia, aquí coincido con C.S. Lewis al decir que: “Lo opuesto al amor, no es el odio, sino la indiferencia.”

Jesús de Nazareth plantea prácticas soluciones para este tipo de experiencias dolorosas. Primero, el verdadero arrepentimiento nos debe llevar a un cambio de actitud. Segundo, hay más gozo en dar que en recibir, es decir el servicio ha de producir alegría. Y tercero, conocer a Jesús de forma íntima y personal da vida.

Ahora bien "La idea de que el servicio a Dios sólo puede ser en el altar de la Iglesia, cantando himnos cristianos, leyendo su Santa Palabra y otras cuestiones por el estilo, es sin lugar a dudas, uno de los peores engaños del diablo. Cuán efectivamente el diablo puede encaminarnos hacia la perdición usando esta idea, cuando en realidad el mundo entero puede estar lleno del servicio a Dios, el cual no se limita a la iglesia, sino que llega al hogar, a la cocina, al trabajo, a los campos." Martín Lutero

Con la humanidad tenemos dos opciones: "Servirles" o "Ser Viles" Chalo Jiménez

¡A propósito! ¿Tu que harías?

© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Esta bueno el articulo mi querido Godchaser, de este tipo de fotografias esta atiborrado este planeta y nuestra camara que son los ojos todos los dias vemos en distintas maneras como los buitres acechan entre la humanidad, claro estos buitres son humanos y tienes algo en comun, con el ave de rapiña<; los dos somos vìpedos, los dos volamos, nos desplazamos por el mundo cuan ave migratoria par tener otra optica, pero insisto que buitres como el de esta foto pululan por todo lado,la opresion esta por todo lado, la indiferencia es hermana de la opresion que genera opulencia y a este tipo de vida no le caben mas buitres, solo cambiando, que la Palabra dice que satanas anda como leon rugiente y que hacen los buitres sino andar al acecho del que de papaya, soy libre en Cristo y me estoy preparando para morir y poder ver a mi Señor que es la ùnica manera de poder verlo. Buena esa esa señor chalo.