domingo, 9 de noviembre de 2008

¿QUE ES LA SANTIDAD?

LA HUMANIDAD NECESITA SANTIDAD


El Antiguo Testamento enfatiza el hecho de que cuando Adán y Eva perdieron el Espíritu Santo, la humanidad se volvió impura. Pienso que esta palabra tiene tantas imágenes religiosas entre conectadas que realmente ya no sabemos lo que significa.


Encontramos su esencia al ver lo que el Rey Creador le dijo al pueblo de Israel: "…ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa…" Éxodo 19:6. En este caso, Él está usando la palabra santa en relación a una nación. Obviamente, Él no está hablando acerca de llevar una cruz, una túnica litúrgica, o de entrar en una orden religiosa.


Entonces, ¿qué significa el concepto? Hay dos connotaciones relacionadas a la palabra que quiero enfatizar aquí: Una es "puro" y la otra es "devoto" o "dedicado".


Primero que todo, estas palabras significan algo que es apartado especialmente y puramente para cierto uso. En este sentido, la santidad puede ser aplicada a muchas cosas. Por ejemplo, puedo apartar mi taza favorita y decir "ésta puede ser usada solamente por mí para beber té caliente y nada más".


La he santificado al apartarla y dedicarla para un propósito específico. De esta manera, en este contexto la palabra puro significa algo más allá que simplemente "limpio". Tiene que ver con ser puro en su uso.


En relación a los seres humanos, Dios el Rey Creador dijo a Su pueblo "Sean ustedes santos" Levítico 20:26. ¿Cómo puede usted ser santo ante una persona? La santidad, en esta conexión, significa: "Estoy consagrado para ti. No sólo estoy dedicado a ti, sino que mi lealtad para ti no está contaminada con ninguna otra lealtad. No tengo motivos encubiertos".


Seguidamente, observemos lo que significa para Dios el Rey Creador describirse a Sí mismo como un Dios "Santo". ¿Significa que es devoto sólo a Sí mismo? No, eso significa que Él es verdad y que es honorable consigo mismo. Él es fiel y consistente con Él mismo, a lo que desea, lo que dice y lo que hace. Asocio la palabra santo con integridad.


Dios está totalmente "integrado" o unificado. Su naturaleza es tan pura que nunca puede tener un motivo encubierto o engañador. Esta es la razón por la cual el Rey no puede mentir. Por esto mismo Dios el Rey Padre nunca puede estar en desacuerdo con Jesús el Rey Hijo, quien es el Vástago que vino a restaurar al Espíritu Santo, y, también es por eso que ninguno de ellos puede estar en desacuerdo con el Espíritu Santo. Las Tres personas son una sola o integradas.


Por lo tanto, que tener santidad personal significa "ser uno consigo mismo". Cuando Jesús de Nazaret le dijo a Sus discípulos: "Sean perfectos [santos], así como su [Rey] Padre celestial es perfecto" Mateo 5:48. Estaba diciendo: "Sed uno sólo contigo mismo, como tu Rey Padre es Uno consigo mismo".


Aquí está la aplicación práctica: Si usted dice que hará algo, hágalo. Si usted promete algo, cúmplalo. Si usted es verdaderamente santo, nunca puede decir algo para luego hacer algo contrario a eso.


Su conducta en público debe ser la misma que en privado. Nada de lo que el Rey hace entra en conflicto con Su naturaleza como para que lo tenga que esconder.


Usted no tiene que esconder nada a menos que esté diciendo o haciendo algo que vaya contrario a lo que usted dice ser. Adán y Eva habían sido integrados totalmente antes de que desobedecieran al Rey y luego mintieron, destruyendo la confianza que Él había puesto en ellos.


El tema central del Antiguo Testamento es que, cuando Adán y Eva se rebelaron, el Espíritu Santo tuvo que dejar a la humanidad porque los seres humanos ya no eran puros en sus motivos ni estaban integrados en sí mismos, y, por consiguiente, ya no estaban apartados para Dios o en acuerdo con Él.


El Gobernador es un Espíritu puro y no puede vivir en íntima relación con la humanidad en ese entorno.


Tomado del libro “La persona mas importante sobre la tierra” Myles Munroe.


© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

Imprimir

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hablando del comportamiento de Hitler en la Alemania nazi, hubo dos grandes alemanes que se cruzaron cartas, y opinaban sobre la situacion por ejemplo la fatalidad de la guerra:
Einstein decia o se preguntaba: Hay una manera de liberar a los seres humanos de la guerra?, esta era para Einstein la pregunta mas importante que se le podia plantear entonces a la civilizacion; va al corazon del problema de nuestra cultura, no puede olvidarse o eludirse.Nos obliga a pensar en los caminos que debemos abrir para liberarnos todos juntos de la invisible esclavitud de la guerra; no de esta o de una guerra, sino de la guerra.
Einstein define a la guerracomo una fatalidad cada vez mas apremiante e insoportable justamente a causa del progreso de la tecnica; es fatalidad, porque parece que acontece inexorablemente, casi con la independencia de la voluntad de las personas.
Acontese a pesar de todas las razones que exigen que sea rechazada; no hay razòn alguna para la guerra y sin embargo siempre regresa.