martes, 28 de octubre de 2008

LA CONSTITUCION DE DIOS

Escrito por: Myles Munroe

Creo que el mayor conflicto en los próximos años será entre el gobierno y la religión.


Las personas religiosas trataran de ajustar la Constitución de Dios: La Biblia.


Ellos debaten, la discuten y se avergüenzan, hasta se enojan sobre partes que no les gusta. A veces incluso cambian la palabra o la diluyen para que sea más aceptable para los gustos espirituales modernos. Esto es una absoluta locura.


El Rey de los Cielos estableció la Constitución de su Reino, y sólo Él puede cambiarla. Pero Él no lo hará. Él es eternamente inmutable, y así es su Palabra. Esto es verdad en la Constitución. “Tu palabra, Señor, es eterna, y está firme en los cielos” Salmo 119:89.


A pesar de que la palabra del Rey es inmutable e inalterable, difícilmente pasa un día sin que un líder religioso exponga su “opinión” sobre los temas del día. Cuando se les pregunta por los derechos de los homosexuales o el matrimonio gay o el aborto o temas similares, hablan como si estos y otros asuntos están abiertos al debate. En la religión, tal vez lo están, pero no en el Reino de los Cielos.


En mis viajes por todo el mundo, me preguntaba con frecuencia como responder a este tipo de preguntas. Yo siempre marco mi respuesta desde una perspectiva del Reino.


“Dr Munroe, ¿qué opina sobre la homosexualidad? ¿Cuáles son sus pensamientos en relación con el aborto?”


- “No tengo pensamientos acerca de esas cosas.”


“Pero… usted se supone que es un hombre de Dios.”


“No tengo pensamientos sobre estas cosas porque un embajador nunca da su opinión personal, es ilegal"


Mi opinión personal es fuera de los límites.


Otros que representan una religión pueden expresar sus opiniones, pero yo no represento una religión, ni siquiera al cristianismo. Yo represento a un gobierno El Reino de los Cielos.


Sin embargo, la posición de mi Gobierno es: (y a continuación citó la Constitución del Reino de los Cielos: La Biblia.)


Traducido por: Carlos A. Vargas Valdez (Tomado de Devocionales Cristianos)

© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.
Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

Imprimir