miércoles, 20 de mayo de 2009

LIBERTAD O LIBERTINAJE III

Escrito por: Dr. Neil Anderson 

“Cristo nos libertó para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud. Escuchen bien: yo, Pablo, les digo que si se hacen circuncidar, Cristo no les servirá de nada. De nuevo declaro que todo el que se hace circuncidar está obligado a practicar toda la ley” Gálatas 5: 1-3 

No regreses a la ley: “Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor” Gálatas 5:13 

No se trata tanto ni de libertinaje, ni de legalismo, sino de libertad. Ahora, yo admito que el camino es estrecho y que estamos ascendiendo en esa montaña de Dios. Imagínese que el camino es estrecho y que delante de usted hay una iglesia en ese camino y que aquí hay un precipicio bien alto, demasiado alto para ascender y demasiado hondo para saltar por él, y aquí al otro lado, lo que hay es un fuego forestal terrible y detrás de usted hay un león, ¿por dónde caminaría usted? Inmediatamente yo iría directamente hacia la iglesia. 

¿Saben ustedes? Mi santuario, mi protección es en Cristo Jesús. Cuando tú fijas tus ojos en Jesús, dice la Biblia “el consumador de nuestra fe” y uno camina con fe conforme a lo que él declara que es verdadero, entonces en Cristo Jesús encontraremos todo el santuario y la protección que necesitamos. Pero aquí siempre tenemos una opción a la derecha, simplemente lánzate y tírate por el precipicio. ¿Puedes imaginarte el gran gozo, la gran excitación que uno siente saltando? Simplemente saltando por el aire. Es como la ilustración del hombre que se cayó del edificio Empire State, y cuando iba cayendo se le escuchó decir ‘por ahora todo está bien’. Pero hay serias consecuencias cuando se toma esa opción, como ese pare súbito al final del camino. 

Ven ustedes, esa es la naturaleza de está vida de tentación y de libertinaje. Si no fuera atractivo uno no sentiría tentación. ¿Cuántos se sintieron tentados a comer espinaca esta mañana? Vamos a ver. Recuerdan en los años 60 todo el mundo decía, Ey, sexo libre. ¿En realidad era libre? Saben ustedes el costo en términos de vida es absolutamente abrumador, si la tendencia continúa para el año 2020, 80 millones de personas morirán de Sida, probablemente la enfermedad más letal que existe actualmente, y por mucho, la que más se puede evitar de todas. Mañana mismo podríamos detenerla completamente. Solamente abstente. Es todo lo que hay que hacer, deja de usar drogas, pero no lo podemos hacer. Es más, cuando llega el congreso mundial del Sida ni siquiera esa opción se presentará, de abstinencia, no la usarán los hombres seculares. 

Y aquí tenemos otra opción, a la izquierda. Simplemente quémate, bebito, quémate. Y aquí está el legalismo, fuego y azufre. Y lo que es interesante, es que el diablo siempre comienza como un tentador, camina, sabes que lo quieres hacer, anda, todo el mundo lo está haciendo y tú te vas a escapar con ellos, así que hazlo y entonces el diablo cambia su rol, inmediatamente se convierte de tentador a acusador, y entonces uno descubre tarde que te han atrapado, te han engañado. 

Ahora, ¿qué queremos decir, qué dice la Biblia con libertad? Bueno, uno camina por el Espíritu. Ahora, eso quiere decir o implica dos cosas, dos cosas que no es la libertad. No quiere decir siéntate o corre. ¿Cuál es el gran error evangélico? Corre. 

Mira todas las cosas que hemos hecho. Fuimos allí, fuimos aquí, hicimos esto, hicimos lo otro, pero en realidad, ¿cuánto fruto permanece de todo ese activismo? Uno no mide la espiritualidad por simplemente cuánto se hace, sino por el fruto que deja. Si el diablo no te puede hacer inmoral, simplemente te hará ocupado, te meterá en muchas cosas que tienes que hacer siempre. 

“Aun los jóvenes se cansan, se fatigan, y los muchachos tropiezan y caen; pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán” Isaías 40: 30-31 

Y la otra opción es simplemente sentarse ahí y poner una mala cara, deprimirse y poner una cara de santidad falsa. Y es una buena pregunta, interesante.

¿Cuánto en realidad se lleva a cabo en esta era de la iglesia cuando tratamos de hacer las cosas por nosotros mismos? ¿Saben qué? Nada, aparte de Cristo no podemos hacer absolutamente nada. ¿Cuánto en realidad se hace por otra parte cuando simplemente nos sentamos a esperar que Dios lo haga todo? Nada. 

¿Saben? Nosotros podemos tener el privilegio de echarle agua a la mata pero el que da el crecimiento, dice la palabra, es Dios, ahora, por otra parte si uno no le echa agua a la mata pues nada crece tampoco. Dios prometió hacer conocer su sabiduría a través de la iglesia. 

Una historia, había un pastor que tenía un hábito de hacer jardinería y uno de sus diáconos viejos llegó a visitarlo un día. Y le dijo, guau, el Señor te ha dado un jardín precioso, y el pastor le dijo, bueno, ojala lo hubieras visto cuando Dios lo tenía él solo, era un desastre. Y es verdad, ¿no? 

 “»Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma. Porque mi yugo es suave y mi carga es liviana»” Mateo 11:28 

Esa es la más hermosa invitación que hay en toda la Biblia. Él no dijo, vengan a esta gran iglesia, o vengan a una de las conferencias mías, sino él dijo: “VEN A MI”, a mi presencia, toma mi yugo sobre tu persona, OH, uno dice, yo no necesito otro yugo más. Saben que, tú no te puedes poner este yugo de Jesús encima, a menos que no te quites todos los otros yugos y en el contexto de este pasaje, lo que vas a estar echando abajo, el yugo que vas a estar tirando es el yugo del legalismo y vas a aprender de Jesús, y vas a encontrar descanso para tu alma. 

¿Cuántos les gustaría tener descanso? Yo estoy seguro que a todos les gustaría. 

©Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor
Imprimir