jueves, 5 de marzo de 2009

EL PODER DE LA INFLUENCIA

Escrito por: Myles Munroe


Nada es más dañino a una nueva verdad que un viejo error. Johann Wolfgang von Goethe


Me encontraba sentado entre el reino y la colonia. Fui invitado por el Embajador de los Estados Unidos a las Bahamas para un evento estatal oficial en su residencia. También asistieron a esta reunión el Primer Ministro de las Islas Turcos y Caicos, y su Excelencia, el Gobernador Real de las Islas de Turcos y Caicos.


Este grupo de islas se ubica en la costa sur de mi país, las Bahamas. Al escribir este libro, los Turcos y Caicos son colonia de Inglaterra. La colonia es regida por el gobernador real, quien fue nombrado por la Reina Elizabeth II de Inglaterra. Él es la autoridad máxima en esa colonia. Sin embargo, el Primer Ministro, un oficial elegido, aprobado por la Corona, es quien dirige el gobierno local.


El Primer Ministro fue el invitado especial del Embajador de los Estados Unidos. El embajador también había invitado a otros miembros del cuerpo diplomático, como también a oficiales gubernamentales e invitados distinguidos de todo el mundo. Previo a esta reunión, ya había estado bien relacionado con el Primer Ministro. Por invitación personal, ya había visitado su maravilloso territorio isleño para dirigirme a líderes gubernamentales y civiles en un evento nacional especial, y nos habíamos hecho buenos amigos.


Durante el evento estatal en la residencia del Embajador de los Estados Unidos, también conocí bastante bien al gobernador real, ya que yo estaba sentado entre él y el Primer Ministro por más de tres horas de eventos. El Primer Ministro es un isleño nativo de Turcos y Caicos, mientras que su Excelencia, el Gobernador es inglés puro. Cuando habló, se supo inmediatamente que no era de las islas.


Al conversar con estos dos distinguidos líderes, uno a cada lado de mí, nuevamente entendí el principio de los reinos y el impacto en sus colonias. Esto refrescó mi perspectiva y me recordó de mi experiencia personal como un ciudadano de la que fuera colonia del reino de Inglaterra. Allí sentado entre la corona y la colonia, el gobernador y el administrador, la autoridad y el poder. El gobernador fue enviado por el reino para vivir en la colonia, entre la gente, para representar a la Reina y ejecutar sus deseos y voluntad sobre la colonia. Su propósito principal era mantener la influencia del reino y la presencia en este territorio.


LA VIDA EN EL REINO


Años de investigación me han llevado a la conclusión de que las estructuras prácticas de los reinos nos señalan las verdades y principios que transcienden las fortunas meramente políticas de imperios individuales. El observar cómo realmente funciona:


  • Nos provee de conocimiento profundo acerca de nuestra propia naturaleza como seres humanos.
  • Revela la clave para nuestro extraordinario propósito en la vida, y
  • Nos capacita para ejercer nuestro total potencial en el mundo.


Estas cosas tienen tremendas implicaciones para la raza humana, personalmente, profesionalmente, socialmente y políticamente; para nuestras familias, comunidades, países y el mundo.


De alguna manera estoy en una posición inigualable para discutir la naturaleza de los reinos y sus colonias, habiendo crecido en una tierra que fue colonia británica por casi doscientos años, y habiendo sido testigo de su transición pacífica hacia la independencia. Recuerdo muy bien lo que significó vivir bajo la monarquía-la mentalidad de un reino, sus funciones y procedimientos.


También entiendo lo que significa vivir en una nación independiente, habiendo seguido muy de cerca nuestra transición del auto-gobierno, cuando yo todavía era una persona joven.


Mi conocimiento afín con estas dos formas de gobierno han sido extremadamente beneficiosos para mí al haber explorado la naturaleza del reino y lo que esto significa para cada persona en este planeta.


Mi investigación sobre el concepto de reino me ha convencido que el éxito de su vida y la mía depende de lo bien que entendamos y vivamos lo que denominaré la vida del reino. No me estoy refiriendo a un sistema político, ni a ningún gobierno nacional en particular, sino a una manera de entender y vivir la vida cada día.


UNA PERSPECTIVA ANTI-REINO


El concepto de reino puede parecer antitético para la mente contemporánea. Los imperios y sus colonias parecieran estar fuera de tiempo en el Siglo XXI, sólo mortecinos remanentes del pasado. Hoy en día, muchas naciones tienen gobiernos representativos. Una cantidad de viejas colonias y protectorados han obtenido su independencia. Las oportunidades de auto-gobierno se han expandido grandemente por todo el mundo y justamente celebramos las libertades políticas y las oportunidades que estos cambios han traído. La historia de la humanidad ha visto suficientes reinos tiranos y dictadores provocándole buscar una diferente manera de gobierno.


La democracia es esencialmente reacción de la humanidad hacia los reinos pervertidos. Los fundadores de los Estados Unidos se revelaron contra lo que ellos consideraron un gobierno opresor, y los propios orígenes de la sociedad contemporánea occidental son anti-reino, Debido a la fuerte influencia de ideas políticas y sociales de independencia y libertad, esta perspectiva ha impregnado el mundo y afecta muchas áreas de nuestro pensamiento, no sólo al reino gubernamental. Esto se demuestra en cómo nos vemos y nos conducimos en las relaciones personales, en los negocios, en los medios de comunicación, en la educación e incluso en lo religioso, ya que nuestras experiencias culturales producen nuestras definiciones. Es por esto que el concepto de reino es desechado por la mayoría de las personas en la actualidad como irrelevante, y aun es considerado por otros como aterrador.


Sin embargo, a la luz de estos desarrollos, muchas personas ya no entienden lo que significa vivir en un reino auténtico e incorrupto. Creo que esta falta de entendimiento les ha entorpecido su perspectiva sobre la vida. La mayoría hemos olvidado por qué los reinos históricamente tuvieron un impacto profundo en las personas y naciones por miles de años, algunos de los cuales todavía se hacen sentir. No han reconocido lo que el concepto y la historia de los reinos revelan, lo cual es vital para nosotros hoy.

Tomado del libro “La persona mas importante sobre la tierra” Myles Munroe
© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

Imprimir