sábado, 9 de agosto de 2008

EL SECRETO DE VERA DRAKE

Escrito por: Chalo Jiménez

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerteProverbios 14:12

Londres, 1950. Vera Drake vive con su esposo Stan, y sus dos hijos, Sid y Ethel, son una familia modesta, pero feliz. Vera es una mujer trabajadora, servicial, generosa y positiva, Vera atraviesa barrios ricos y pobres esparciendo la sabiduría de sus manos; Stan es mecánico en el garaje de su hermano; Ethel trabaja en una fábrica de bombillas y Sid es aprendiz de sastre. Vera es empleada de limpieza en casas de ricos, solícita amiga que lleva una taza de té a los enfermos, atiende con abnegación a su madre postrada, acoge a vecinos desamparados y dedica a su familia extremo cuidado. Pero aquí no acaba la labor de Vera, ya que los viernes a las 5 de la tarde, después de su trabajo como doméstica realiza abortos en secreto, una práctica ilegal en la Inglaterra de entonces. En movimiento perpetuo, Vera lleva todo a cabo entonando alguna canción o con una sonrisa en sus labios. Vera no cobra dinero por sus operaciones. Todo marcha bien, hasta que una de estas chicas es hospitalizada en estado grave y después de ser interrogada por la policía, van a buscar a Vera a casa ante la perplejidad del resto de la familia.

En el juicio, el abogado defensor interviene diciendo que a Vera Drake no le interesa la fortuna sólo le interesa “ayudar a la gente”, lo que la ha llevado a cometer uno de los delitos más graves en la lista de casos, al mismo tiempo que propone que se tome en cuenta que esta “desafortunada” mujer no volverá a reincidir. Sin embargo, el juez dicta sentencia: “Usted ha cometido un crimen cuya gravedad no puede ser subestimada, la ley es muy clara al respecto y usted voluntariamente ha quebrantado la ley y de no ser por la oportuna intervención de la profesión médica, usted podría estar acusada de cargos mucho mas serios, la extrema gravedad de su delito necesita verse reflejada en la sentencia que estoy por dictar y que eso debe servir como elemento disuasorio para otros por lo tanto la condeno a un período de encarcelamiento ¡Arréstenla!”

Esta es la sinopsis de la película “El secreto de Vera Drake” una película de 2004 del director Mike Leigh y que tuvo Tres nominaciones a los premios Óscar.

Algunos dicen que una de las maravillas de esta película de Leigh es que jamás se esfuerza en emitir juicios. Esta mujer no recibe un centavo por hacer lo que ella considera una suerte de servicio solidario para las mujeres desdichadas de su comunidad. Cuando finalmente llega la “fatalidad”, en este caso, aunque suene paradójico, en la forma de un oficial de policía sumamente riguroso, no se puede sentir por Vera otra cosa que no sea un profundo pesar.

El aborto es malo sencillamente porque La Biblia dice: “No mates” Deuteronomio 5:17. Es malo porque cada embrión tiene potencial para convertirse en una persona plenamente desarrollada y responsable ante Dios. Ninguna mujer tiene “derechos” sobre su propio cuerpo hasta el punto de tener libertad para destruir caprichosamente niños no nacidos. David escribió hace miles de años: “Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos” Salmo 139:16.

Las Escrituras conceden un valor primordial a la vida. Es sagrada y de un valor inestimable para Dios, que nos creó “a su imagen” Génesis 1:26 “En sus manos está la vida de todo ser vivo, y el hálito que anima a todo ser humano” Job 12:10.

La verdadera raíz del problema del aborto es la revolución sexual, trayéndonos un incremento en las relaciones sexuales premaritales, extramatrimoniales, la pornografía, el sexo como recreación, las violaciones, el SIDA y otras enfermedades. Las consecuencias a menudo han sido el divorcio, familias destruidas, niños abandonados y delincuencia juvenil, que hace que las calles ya no sean un lugar seguro. Todos estos son síntomas de destrucción de la estructura de la sociedad.

¿Nos ha hecho más felices el sueño del sexo sin límites, y el habernos liberado del vínculo matrimonial? ¿Son nuestros matrimonios igualmente sólidos? ¿Son nuestras calles más seguras? Hemos recorrido un largo camino en los últimos 50 años, hace medio siglo el índice de divorcios era cerca del 5%. Hoy es del 50%. Las últimas estadísticas indican que más del 70% de los estudiantes de los últimos años de secundaria han estado activos sexualmente. La principal estructura de nuestra sociedad está siendo destruida debido al mal uso de la sexualidad.

“Que abandone el malvado su camino, y el perverso sus pensamientos. Que se vuelva al Señor, a nuestro Dios, que es generoso para perdonar, y de él recibirá misericordia” Isaías 55:7

© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

No hay comentarios: