martes, 12 de agosto de 2008

MANDOBLE MEDIEVAL

Escrito por: Chalo Jiménez

“Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos y juzga los pensamientos y las intenciones del corazón” Hebreos 4:12

El Mandoble (De man, mano, y doble.) es una espada medieval de doble filo, de hoja recta, gran peso (hasta 4 Kg.) y grandes dimensiones, (2 a 2'5 metros de largo), debía ser manejada con ambas manos para hacerlo con velocidad. Es un arma del siglo XV empleada en combates a pie, pensada para atacar eficazmente las armaduras y cotas de malla, provocando en ocasiones fracturas o hematomas graves sin necesidad de perforar la armadura. Sin embargo, su objetivo principal consistía en romper las filas de piqueros acorazados para permitir una ofensiva mayor, como las cargas de caballería. Fue considerada el arma más versátil, aunque requería de gran destreza, y la más letal de su época, podía cortar a un hombre en dos.

La empuñadura de los mandobles medía aproximadamente una cuarta parte del total del arma, estaban dotados de guardia de largos gavilanes en cruz y solían estar rematadas por un pomo redondo, lo cual permitía asestar rápidos golpes y estocadas a una distancia más que respetable. Estas espadas se podían emplear también con una mano en la empuñadura y otra sobre el recazo de la hoja, que no tenía filo, de forma que permitía un manejo correcto a corta distancia.

Es el arma por excelencia de la edad media y usada en casi todas las civilizaciones, durante todas las épocas, ha llegado hasta nosotros en forma de souvenir.

Sólo desde el siglo XI empiezan a desarrollar la cruz. Durante las Cruzadas este tipo cruciforme permanece estable, con variaciones que sólo afectan a la forma del pomo.

Efectivamente, Se necesitaba fuerza para manejarlas de prisa. Al contrario de lo que se supone, una de estas armas se puede mover con una velocidad bastante respetable. Las púas que tienen a los lados de la hoja, y que siempre están en el final del recazo, no tenían otra función que la de servir de segunda guardia para cuando estaba la mano izquierda allí.

Los mandobles se usaban para guardar torres y murallas, para la guardia de las puertas, para los asaltos a formaciones de piqueros, y para barrer a la infantería cuando se estuvieran retirando tras la carga de la caballería.

Es curioso saber que los mandobles eran considerados más que un arma, se creía que tenían alma, además les colocaban nombre y eran considerados como el crucifijo personal.

Con la proliferación de las primeras armas de fuego la manera de hacer la guerra cambió drásticamente: los fusiles con bayoneta suplantaron a las espadas y se hizo preferible mayor movilidad antes que más armadura, pues ya no era protección eficiente contra las armas de fuego, con lo que el papel del mandoble se hizo innecesario.

Esta descripción del arma mas letal de la edad media me recuerda lo que dice La Palabra de Dios sobre las espadas, dice que era un arma protegida por una vaina, que frecuentemente era de dos filos y que se ceñía al cinto izquierdo. La espada en La Biblia es mencionada como símbolo: de guerra, de divisiones, de palabras violentas, de castigos divinos, de la palabra penetrante de Dios. En sentido figurado la espada significa guerra, y suele ir acompañada de hambre, peste y bestias salvajes.

La Palabra de Dios cuando Dios la instala por su Espíritu, convence, convierte y consuela poderosamente. Hace que sea humilde el alma que ha sido orgullosa, el espíritu siniestro sea manso y obediente. Los hábitos deshonestos que se han vuelto naturales, son separados y cortados por la espada. Dejará al descubierto a los hombres sus pensamientos y propósitos, las bajezas de muchos, los malos principios que los mueven, las finalidades pecaminosas para las cuales actúan. La palabra mostrará al pecador todo lo que hay en su corazón.

La Palabra de Dios puede ser usada como espada para destruir a nuestros enemigos, Josué por ejemplo se tomó la tierra prometida a filo de espada. David no solo la uso para terminar de matar a Goliat, sino que uso la espada del Espíritu en su adoración y confesando su pecado.

“Tomen…la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.” Efesios 6:17

Y tú ¿Qué uso le estás dando a la espada del Espíritu?

© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.

No hay comentarios: