martes, 5 de agosto de 2008

¡QUE NECESITAMOS EN ESTE MUNDO!

Escrito por: Chalo Jiménez

"No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cual es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta." Romanos 12:2

Bien, lo primero que debemos entender en nuestro paso por este mundo es que no debemos amoldarnos a él. En otras palabras, lo que significa es que no debemos adaptarnos, no acomodarnos, no conformarnos, no permanecer dentro de una horma que contiene elementos nada deseables como lo son: El orgullo y el egoísmo, "la lepra del hombre y de la sociedad" según Benedicto XVI, la rebeldía, la incredulidad, la división, la tristeza, las guerras, la falta de motivación y la corrupción. Estos aspectos, en definitiva son negativos y conseguiríamos mencionar algunos "positivos" como: El éxito, definido por lo que hago y no por lo que soy; el placer, el sometimiento de la carne a todo tipo de bajas pasiones, en pocas palabras hedonismo; La diversión, juegos de azar, loterías, shows en los que casi siempre se ofrecen hombres o mujeres como centro de atracción; la fe, pero la fe en si mismos, en imágenes, en mis dones. El problema del hombre postmoderno es que cree en todo cuanto le dicen.

Algunos piensan que como La Biblia se terminó de escribir hace mas de dos mil años, se desactualizó, déjame decirte que no, sigue vigente y ha sido escrita para todos los tiempos. "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán" Lucas 21:33.

En el libro de Juan capitulo 17 versículos 6 al 19 encontramos una sentida oración expresada por nuestro Señor Jesucristo, en ella Él ora por sus discípulos y los temas que trata con su amado Padre son un verdadero instructivo para la vida plena. He aquí las herramientas para no amoldarnos a este mundo. Veamos de qué se trata:

La Obediencia: Lucas 17:6 Lo que demuestra que somos seguidores de Jesucristo, es la obediencia: A Su Palabra y a Su santa voluntad. El sólo hecho de recordar que nos pasó de la muerte a la vida nos debe comprometer con la obediencia.

La Fe: Lucas 17:8 Creer que Jesucristo salió del Padre y que fue enviado para rescatarnos, compromete un acto de fe. Aceptar la Palabra de Dios implica un acto de fe. Pero nos obligamos a creer y recibir. Creer en Jesús y aceptarlo es la formula correcta. Así mismo convicción, seguridad, confianza, certidumbre, son características inherentes a la fe.

La Unidad: Lucas 17:11 Él Señor Jesús pide protección para que permanezcamos unidos. Si no estamos unidos, no podemos glorificar a Cristo. "Si un reino está dividido contra si mismo, ese reino no puede mantenerse en pie, sino que ha llegado su fin." Marcos 3:24

La Alegría en plenitud: Lucas 17:13 Vivir en el mundo no es una labor cómoda, pero nuestra alegría no depende ni de circunstancias, ni de terceras personas, nuestra alegría en plenitud depende de la misma persona de Jesús, es decir que si Cristo está en mi corazón ya tengo alegría en plenitud, "seguro algunos van para el cielo y van llorando".

La Protección: Lucas 17:15 La protección en el área espiritual, recordemos que Satanás es uno de los enemigos del creyente, y el campo de batalla predilecto de Satanás es la mente humana, generalmente sus ataques nos llegan en primera persona con pensamientos como "yo no puedo". El sólo ganará terreno en la medida que creamos sus mentiras, no debemos olvidar que él ya está vencido. Recurrir a Dios en oración, cuando nos encontremos bajo ataque es la mejor herramienta.

La Santidad: Lucas 17:17-19 Juan Wesley nos legó "La Santidad de la conducta" él dice en su libro "Un Golpe a la Raíz" que: "Sólo aquel que muestra la imagen de Dios en la tierra, disfrutará de la gloria de Dios en el cielo". Es imprescindible en todo seguidor de Jesús la santidad. Santo es todo lo contrario a contaminado y eso provoca el odio del mundo, al tiempo que provoca una tremenda fiesta en los cielos. Irrefutablemente Santidad y Verdad van de la mano. El tres veces Santo también es la Verdad.

La Misión: Lucas 17:18 Identifique y analice los objetivos o propósitos para los cuales usted fue creado. Cuando un líder no tiene una visión de futuro, reina la anarquía y el desorden. La Misión expresada por Jesús es clara: La Gran Comisión. "Debemos ir por el mundo haciendo discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo." Aunque debemos reconocer que en muchos de nosotros es "La Gran Omisión"

En conclusión, si obedecemos los preceptos consignados en La Palabra de Dios, creemos en Jesús como único Salvador, permanecemos unidos como iglesia, alegres sin condiciones, protegidos de las acechanzas del maligno, santos y comprometidos con la evangelización, habremos cumplido con la enseñanza de Pablo de no amoldarnos al mundo actual y haber sido transformados mediante la renovación de nuestra mente.

Revisa la lista, escribe en que has fallado y comienza a plantear la estrategia apropiada para lograr la victoria en este mundo.

© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.