jueves, 4 de septiembre de 2008

¡LIBERTAD, LIBERTAD, LIBERTAD!

Escena de la película La Pasión de Cristo


Escrito por: Chalo Jiménez


“Cristo nos liberto para que vivamos en libertad. Por lo tanto, manténganse firmes y no se sometan nuevamente al yugo de esclavitud.” Gálatas 5:1


El australiano Mel Gibson dirigió, produjo y protagonizó “Corazón Valiente” (Braveheart) ganadora de cinco Premios de la Academia, incluyendo el Oscar a la Mejor película, estrenada en 1995. Es una historia épica basada en la vida del patriota William Wallace, un héroe nacional escocés que da inicio a la lucha contra los ingleses. Con soldados reclutados en toda la nación, derrotó a las tropas anglosajonas en Stirling y restauró la monarquía escocesa. Al año siguiente, el rey Eduardo de Inglaterra volvió a Escocia y consiguió una victoria decisiva en Falkirk. En 1305 fue entregado y llevado a Londres, condenado por traición, torturado de manera bestial y decapitado después de lanzar el grito: ¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD! ¡LIBERTAD!. Pero su sacrificio no fue en vano. La guerra contra Inglaterra finalizó con la victoria en 1328, cuando aprobaron el Tratado de Northampton, que reconocía a Escocia como reino independiente, una libertad que mantuvo durante casi 400 años.


En 2003 Mel Gibson de nuevo dirige una cinta: “La Pasión de Cristo”. Relata la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo según el Nuevo Testamento. Recrea los agónicos y redentores eventos que tuvieron lugar durante las últimas doce horas en la vida de Cristo desde el momento en que acude al Huerto de los Olivos (Getsemaní) con los apóstoles a orar tras la Última Cena. Este filme se caracterizó por sus imágenes descarnadas y la forma brutal, violenta y salvaje como torturaron hasta el final al Mesías. Es curioso saber que el tema central de esta película también es la Libertad, esta vez proclamada por El Hijo de Dios en la cruz del calvario y ganada con sangre para ti y para mí.


Ahora imagina que estás en una colosal producción cinematográfica: “tu propia vida”. Tu eres el actor principal, y en este rollo naciste cautivo y estas bajo el yugo de un amo perverso, es el más siniestro de todos los que jamás han existido y lo único que quiere es matarte y destruirte, siempre le has servido, has trabajado para él, eres uno de sus matones: de la felicidad, del amor. Aquí también hay un héroe: Jesús de Nazaret. El Salvador ha venido a pagar por tu rescate, tú no debes hacer mucho, solo creer en Él y en su obra redentora. La paga por tu liberación ya fue costeada: su sangre y su vida misma.


Quien después de ser prisionero de un mal amo, seria tan insensato como para volver. Para lo único que somos libres, es para escoger nuestras cadenas, por tanto nada mejor que ser esclavo de Cristo. “Porque el que era esclavo cuando el Señor lo llamo es un liberto del Señor; del mismo modo, el que era libre cuando fue llamado es un esclavo de Cristo” 1 Corintios 7:22


“Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Mas bien sírvanse unos a otros con amor.” Gálatas 5; 13


© Chalo Jiménez 2008. Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización del autor.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

IMPACTANTE ESTE MENSAJE. GRACIAS

Anónimo dijo...

Chalo, gracias por estos mensajes tan edificantes. Dios te bendiga.